Natalia Rodríguez presentadora de televisión cuenta la otra cara de la moneda de su vida.

Escuchar esta noticia

La presentadora de Televisión Natalia Rodríguez contó en una entrevista a Íntimo, programa que transmite Multimedios Canal 8 conducido por Douglas Sánchez, la otra cara de la moneda de su vida, lo que le tocó vivir desde que era niña, agresión física y un accidente en donde casi pierde su pierna izquierda.

Esta joven es Periodista, Relacionista Pública, Máster en Comunicación. Además, es locutora de radio, presentadora de televisión por más de 15 años, así como modelo. Y en los últimos días le han llovido críticas por la entrevista en el medio ya mencionado.

La jovial y siempre simpática Natalia Rodríguez ha contado que ha tenido importantes episodios en su vida que le han costado muchas lágrimas, pero también,  ha tenido la fortuna de encontrar ángeles, y un superhéroe que no la abandonaron cuando más lo necesitó.

Inició su carrera en televisión en Canal 2 Conexión TV, luego estuvo 9 años VM Latino. Luego un año en Repretel y en Teletica los últimos 7 años en programas como Tu Cara me suena y Sábado Feliz.
Empezó a trabajar desde los 16 años.

Dice que ha conservado su versatilidad, el mismo estilo, su forma de ser camaleónica y esencia. En VM Latino tuvo oportunidades como poder asistir “a alfombras rojas, Premios Lo Nuestro, Premios en TV, Premios Juventud. ¡Que sacamos unos ganadores de algún concurso…! ¡Vamos para Aruba! Fuimos a un mundial de fútbol. Compartí mucho con los colegios…”.

Considera que en VM Latino todo era más improvisado y espontáneo. En Canal 7 le ha tocado a Natalia tranquilizarse, le decían “ocupamos que sea sonriente, pero va a canalizar eso en tranquilidad y va a hablar más pausado, me enseñaron muchísimo”.

“Trabajé muchos años en Destinos TV, allí aprendí a ser más pausada”. Dice que lo que más le gusta de su trabajo son las redes sociales. Por ejemplo, en programas como Tu cara me suena, “Son divertidas…sentir ese cosquilleo, que dijeron y que no, y yo, creo que a mí me fascinan las redes sociales, me apasiona muchísimo, hay personas que me preguntan ¿a usted no le gustaría ser la presentadora? Nooo (ríe a carcajadas) a mí me gusta mi sección, son intervenciones pequeñitas, pero bien hechas”.

Así como ha gozado de las mieles de trabajar en este mundo televisivo y la hicieron famosa con los años; a Natalia la marcaron dos episodios fuertes, que contó a Íntimo con muchas lágrimas, la otra cara de la moneda de su vida.

Dice que “la sonrisa la saqué de mi mamá, doña Vicky, y el resto es de mi papá, casi que mi físico es de mi papá. Pero esto de la espontaneidad es de mi mamá”. Fue ella quien las anotaba a participar en cursos de televisivos cuando eran niñas.

Expresa que ella ama a su papá, pero de niña sufrió grandes agresiones de parte de él. Aprendió a leer y escribir muy tarde en la escuela, fue de adecuación curricular, tuvo que repetir quinto grado. Cuenta que era tartamuda. La razón fue “yo viví agresión familiar en mi casa. Cuando usted recibe tanta agresión, usted se enfoca en otras cosas, yo viví agresión al nivel de que, nos pegaban con las cadenas del perro, nos encerraban en el baño, mis castigos eran quemarme las manos con fuego cuando me jalaba tortas”.

“Siempre fue ese tipo de cosas, cuchillos, la policía, la sangre. Fue muy tormentosa mi infancia. Yo era muy callada y cuando hablaba era tartamuda. Al punto que mi hermana como en el Chavo del 8, me pegaba en la espalda, para que yo pudiera decir una palabra. Entonces cuando uno estaba aprendiendo a escribir, uno va hablando, va escribiendo, fue difícil, no había terapia de lenguaje, iba a aula especial, con los de Síndrome de Down”.

natalia-entrevista

Explica que decidió aprender a hablar porque su mamá se desahogaba con una amiga por teléfono y le decía que “yo seguro iba a trabajar en una tienda por el problema de la tartamudez, la escuché y dije ¡yo quiero estudiar otra cosa!, y con una terapia que me inventé yo, de empezar a hablar muy despacio” aprendió a hablar bien “y no me callé”. Ríe a punto de llorar otra vez.

TAMBIEN:  El reguetón una subcultura que genera violencia simbólica

Con sentimientos encontrados cuenta que la agresión física que sufrió de niña le llevó a salvarle la vida a su mamá. Pues el padre de Natalia agredía también a la madre y en la cual las hijas le dijeron que debía de divorciarse o si no se irían al PANI ellas mismas. “Ya teníamos hablado todo como escaparnos e ir al PANI. Porque para uno niño, es difícil vivir agresión, (llora) y ver a mi mamá sangrando, o donde le están pegando es difícil, y aun al final como niño uno se mete en medio y sale golpeado también, defendiendo a su mamá”.

Con muchas lágrimas y su voz rota, cuenta que en la última agresión estaba sola en la casa con la mamá y “mi papá ya la tenía ahorcada, la tenía aquí con la lengua afuera y ella tenía un cuchillo y ya se lo iba a clavar, era una locura”(se tapa la cara y limpia las lágrimas) y recuerda que ella se asomó y le dijo: “¡Papi no!  y cuando yo llegué, él nada más me agarró, me reventó contra la pared y ya después yo desperté donde mi madrina, y yo estaba envuelta en sangre, y dije esta sangre no es mía es de mi mamá. Y yo estaba preocupada por mi mamá, pero ella estaba bien, en otra casa. Fue cuando ella empezó el proceso de divorcio”.

Indica que antes las leyes defendían mucho al hombre, entonces el juez, dijo “que mi papá se quedara en la casa, y nosotras teníamos que salir. Entonces durante 6 meses dormimos en diferentes lugares, yo donde mi madrina, mi hermana mayor donde una tía, y mi mamá en donde mi abuela. Luego terminamos en la sala de mi tía viviendo como 7 meses, era difícil no tener un cuarto, la ropa en una bolsa de basura, durmiendo en el piso, pero mi tía siempre hizo todo para que estuviéramos bien, hasta que mis papás se pudieron divorciar y volver a la casa”.

“Mi papá murió de una manera bastante bonita, la verdad. Pero ese día que él murió, yo iba para un retiro espiritual y me acuerdo de que me bajaron del bus, y me dijeron Naty, su papá se acaba de morir, no tenía nada, murió de un aneurisma, murió de inmediato”. “Yo a mi papá lo amo, muchísimo a pesar de cualquier cosa, porque hay un mandamiento que dice “honrarás a tu padre y a tu madre y es el único mandamiento que tiene promesa, si usted lo cumple Dios lo va a hacer feliz a usted” y recuerda que en la vela, llegó su hermana y le dijo que el papá le había dejado una carta, sorprendida dijo ¡Cómo que papi me dejó una carta!

La hermana le dice “Cómo usted iba para el retiro espiritual, él escribió una carta como dos horas antes de morirse y yo la tengo”. “Es una carta súper chiquitita” le indica a Douglas Sánchez presentador del Programa “Íntimo”, “pero en esos tres párrafos que él escribió, me dijo lo que yo tenía que hacer en la vida y el final de la carta es lo más impactante, él termina diciendo “Te amo hasta el cielo”, no sé si él sabía que se iba a morir. Yo al final no sé si se debe juzgar, quien soy yo para juzgar a mi papá, no sé si  seré mamá algún día y en lo que me voy a convertir. Pero si sé que aprendí muchas cosas de mis papás para intentar no hacerlas”.

Él la siguió durante su carrera y le daba consejos, así que pudo disfrutarlo en sus últimos cinco años de vida, aunque fuese de forma virtual o por correos. Indica que cinco años antes de morir él, les pidió perdón y lo perdonó. Y la última vez que lo vio fue en una caja, en un ataúd, “Me siento afortunada de haber sido la única en haber recibido una carta de él”.

Mas la historia no acaba con lo vivido con su padre, en la navidad del 24 de diciembre del 2018, Natalia sufrió un accidente que casi la deja sin una pierna.

TAMBIEN:  Surfista ciego, es antropólogo y biólogo. ¡Increíble su historia!

Natalia cuenta como el accidente le cambió la “vida radicalmente, no se nota mucho porque, yo llevo una vida normal. Yo sigo trabajando, voy a paseos, camino, pero tengo que hacerlo todo con tacones, sin tacones no puedo caminar. Yo perdí 6 bolsas de sangre, cuando llegué al hospital 6 bolsas me pusieron, y el doctor me dijo ¿usted sabe cuántas bolsas tiene su cuerpo? Le dije no, él dijo 6. Cuando llegue a la sala de choque decían está el filo, ella no sabía de lo que hablaban y de donde sacaba tanta energía. Lo otro era que la pierna se pudo haber amputado por la gravedad de las heridas. Pues casi muere desangrada.

Le preguntaban cómo había sobrevivido. Comenta que ella en la casa había hecho muchas cosas para sobrevivir. “Cuando yo choco con la puerta de vidrío, estaba pasando una situación laboral, estaba dejando un programa en la radio que quería muchísimo, andaba como medio perturbada y demás. Entonces ese día era mi primer día en mi casa. Mi casa nueva que me había costado millones, soy de los casos de Casas Vita, que estafaron y robaron”. Iba a regar el jardín, pues era lo que le había recomendado el jardinero.

Las puertas de vidrio estaban nuevas, de paquete, limpias y cuando se levantó a ver la manguera que ya había encharcado el jardín “yo choco con la puerta de vidrío. Lo que hizo la puerta fue explotar, como hacia afuera, explotó toda y quedó como en gajitos”. “Yo estaba de pie y no me había dado cuenta de que me había pasado nada. Cuando veo en el vidrio un montón de sangre, un charco de sangre, increíble”.

Dice que se revisó su cuerpo, hasta que llegó a las piernas y se dio cuenta de la herida que tenía. Tenía la piel desprendida hacia arriba, salía como una manguera la sangre, “me volé nervios, músculo y una arteria principal que perdí totalmente, no me la pudieron reconstruir, es como las películas, que uno dice ¡que jetones que son!” y de las otras heridas indicó “me salían como cables, gente, como si usted tuviera una instalación eléctrica por dentro y podía ver por dentro mi cuerpo”. Entonces allí sí sintió como si se fuese a desmayar.

naty-pierna

Sintió una voz fuerte que le habló, como que le agarraron los hombros y la sacudió y le dijo “Natalia no sea pola y tan ridícula en su vida, eso se lo van a coser y nada le va a pasar. Ojo que esta voz me conocía tanto, que me habla de esta manera porque sabe que si me hablaba de una manera dulce me iba a desmayar, y me habló fuerte”.

Pensó que ésta voz podría ser la de su papá, “pero era mi papá celestial, que sabe cómo me hablaba mi papá físico, nos decía “payasas, ridículas, todas estas cosas y esta voz, pero no era mi papá. ¿Alguien me preguntó en una radio una vez, Naty era hombre o mujer? era solo una voz y no tenía género. La voz le resonó “Me dijo es peor lo que les pasa a sus ahijados de Teletón y me empezó a recordar uno a uno”.

Entonces la voz le dijo que llamara a Emilio, su novio en ese momento quien es doctor en ortopedia y trabaja en el Hospital México, con quién contrajo matrimonio en febrero del 2020. Se arrastró a donde estaba el celular y lo llamó “él me contestó y me dijo que ya venía, yo le dije que me quedaba poquito tiempo de vida”.

De Teletón tenía información a la mano de lo que sucedía cuando pasaba un accidente y entonces decidió tomarse fotos de la pierna y se las envió a Emilio para que viera la magnitud de las heridas. Cuenta que “cuando el vio las fotos dijo sí le queda poquito tiempo de vida”. Entonces ella se hizo un torniquete con una blusa que había dejado cerca donde le ocurrió el accidente, tenía mucho sueño, la voz la iba guiando de lo que debía de hacer. Se arrastró hasta donde estaba un fresco de mango de Tropical lugar donde tenía su desayuno listo y se lo tomó.

TAMBIEN:  Holocausto, la tica que no olvida y la historia que no muere

Y así se volvió a hacer otro torniquete para salvar su vida donde salían esos cables. (Vuelve a llorar) Y hace un recuento de lo que tiene: una casa nueva, un carro nuevo del año, joyas, ropa. Y le dice a Dios si se la va a llevar. Y Dios le muestra un álbum de fotos de su vida. Y entonces entendió que ya se iba a morir, y le dio otra vez ese sueño, ya no tenía fuerzas, y la voz le dijo no se duerma ya Emilio viene, está a la vuelta, está en la última rotonda, “y yo me despabilo, ¿y le digo Mae, cómo sabe que yo vivo cerca de rotondas? Emilio ya, ya viene, es más está a la vuelta de la esquina, le decía la voz. No se duerma, escúcheme bien, y en ese momento escuchó el carro de Emilio, todo se desconectó y caí en este mundo, no sé cómo explicarlo dice la presentadora llorando.

Entró Emilio y le preguntó dónde estaba, al mismo tiempo entró la policía, que pensó que estaba muerta y hasta le dijo a Emilio que no podía llevársela porque estaba muerta. Ella le dijo que no estaba muerta, entonces su esposo la cargó, la llevó al carro porque ya no había tiempo de nada, llegó tan rápido al hospital, 6 minutos,  a pesar de la presa,  pues era un 24 de diciembre. Cuenta que el paso se abrió para ellos como cuando Dios abrió el Mar a Moisés” cuando fue liberado el pueblo de Israel, y hasta la policía dejó botada en el camino. Natalia indicó que ya la voz no le habló más, su cuerpo no tenía color y solo el pecho y el corazón tenía calientes.

Ella dice que estaba en el tiempo de Dios, esa era como otra dimensión y cita el Salmo 23. Y dice que nunca lloró mientras estuvo en ese trance. Al llegar el hospital la meten a sala de operaciones y la operación dura 4 horas y media. Me vi la pierna y dije esa pierna no tiene arreglo y le dije a Dios le regalo mi pierna, pero sálveme la vida”.

Cuando despertó no sentía la pierna. Y ella le pregunta a Emilio que estuvo en la operación. Entonces “le agarré la mano y le dije usted me quitó mi piernita” el responde “No, está dormida, tóquesela” , tocó su pierna, ella dijo “todo lo demás vale, vale. Ya no importa si tiene cicatrices, si no la puedo mover bien. Ya no importa. Mi vida cambió en ese momento. Empezó la terapia, empezar a caminar. Descubrir que con tacones puedo caminar bien. “La experiencia es muy loca pero muy bonita”.

Dice que sus cicatrices le fascinan. Rompe en llanto de nuevo y dice que “Emilio es mi superhéroe y él lo sabe. Recordaba un día de estos que le dijo a su esposo: “Cuando estaba en silla de ruedas y todavía existía la posibilidad de que me pudieran amputar la pierna, le dije; si me amputan la pierna ya no voy a ser la mujer que usted conoció, si usted quiere conocer a otra persona váyase, yo voy a estar bien. Y él me dijo “Usted se calla, y usted se casa conmigo, aunque la tenga que llevar en silla de ruedas al altar, siempre ha estado conmigo. Me dijo, si a usted le hubieran amputado la pierna, yo me casé por su corazón, no por usted físicamente”.

“Entonces Emilio es mi superhéroe, cuando me pasó el accidente, dormimos juntos pegados, era un agradecimiento increíble, que yo solo quería abrazarlo día y noche. Es mi superhéroe, es mi amigo” da gracias a la voz que le ayudó sobrevivir. Cierra con que la gente debe “buscar un propósito en la vida y su propósito es vivir. Límpiese las lágrimas, las rodillas y siga adelante, que su propósito es vivir”.

naty-esposo

Eledith Díaz

Bachiller en Periodismo y Licenciada en Comunicación de Masas de la Universidad San Judas Tadeo. Me encanta escribir y tengo muchos sueños y metas por cumplir...

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba