Navidad Tica: Roberto Sawyers en Puerto Rico

Las fiestas navideñas son sinónimo de buena comida, buena bebida, amigos y familiares. Hace 14 años Roberto Sawyers Furtado, atleta costarricense se mudó a Puerto Rico para hacer su vida. Visitó en diciembre Costa Rica y a pesar de comerse todo lo que pudo en el país, se fue sin probar un tamal.

Atleta competitivo, amable, sonriente y comelón dará una pincelada de cómo vive un tico la navidad en la isla del encanto.

Roberto participó en los Juegos Olímpicos Río 2016 llegando a una semifinal de lanzamiento de martillo y está entrenando para lograr la marca y su segunda participación en las Olimpiadas a realizarse en Tokio.

Eso no lo debuto para aprovechar su visita al país y comer todo lo que le hacía falta: Gallo pinto, rice and beans, chifrijo, chicharrones, gallos de salchichón. Pueden no sonar muy gourmet, pero cuando se está fuera del país, hace falta.

¿Cómo viven las fiestas en Puerto Rico?

Al salir del país se notan esas pequeñas diferencias que nos hacen especiales, más en época de fiestas. Para Roberto su primera experiencia con el Lechón navideño de Puerto Rico fue impactante “Ni siquiera comí ese día” comentó.

TAMBIEN:  Ruptura de pareja, una forma más de duelo

“Un error que cometí fue no llevar la popular salsa de vegetales y condimentos. Traía la maleta cargada de café y ron, pero cuando llegué al aeropuerto, veo la salsa y me dije: no puede ser que no traiga” expresó triste Roberto que a su regreso a Puerto Rico iba con las maletas cargadas de productos costarricenses, para disfrutar y regalar.

“Tengo una amiga colombiana que está haciendo tamales, probablemente ella viene y más vale que traiga tamales. Hay que ver si son iguales, aunque me falta la salsa” se ilusiona el atleta.

La familia es un punto importante para la vida de Roberto y es una de las cosas que más extraña.

Tiene claro que los impuestos hacen que las cosas cuesten el doble en nuestro. “Yo le llevo ropa y tenis a mis sobrinos y algo que me cuesta acá 20 dólares, allá cuesta 20 mil colones” cuenta Sawyer.

Un año en Costa Rica y otro en Puerto Rico es el trato que tiene con su esposa. Este año tocó ver la reunión familiar de manera virtual.

El lanzador de martillo Roberto Sawyers no solo se ve fuerte por fuera, igual dentro de este gran hombre  de 1.82 metros de estatura y 108 kilos de peso. Quiere representar al país nuevamente en olimpiadas esperando llegar a lo más alto del podio. Desde El Guardián le deseamos los mejores éxitos.

Cesar Gutierrez Fallas

Publicista. Licenciado en Periodismo Deportivo. Productor audiovisual en Producciones Clandestinas. Siempre aprendiendo y creciendo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba