El Volcán Cacho Negro no está extinto

Su gente mantiene viva la fe de progresar

Escuchar esta noticia

El Volcán Cacho Negro no está extinto, al contrario en su tierra arde el deseo de convertirse en un Destino Turístico de relevancia.

Detrás del Volcán Cacho Negro hay un movimiento popular con ganas de mostrar aquellos terrenos colindantes convertidos en tierras del Inder para entregar en parcelas a los interesados.

Viajamos hasta el Volcán Cacho Negro gracias a nuestro colega Alfie Gatgens, quien nos guió en la aventura por lo desconocido.

Para llegar tomamos la Ruta 32 hasta el cruce de Río Frío, desde allí entrar a Cubujuquí donde nos metimos a la izquierda sobre una calle perfectamente asfaltada.

Don Hernán Acuña Salazar nos orientó en cómo llegar hasta la comunidad. Una dirección a la tica advertía que el viaje podría ser muy interesante.

Volcán Cacho Negro

Rodamos por dos kilómetros hasta que nos encontramos con Irene Vega, una educadora que en compañía de su perro fiel caminaba hacia nuestro destino. Nuestras dudas se disiparon con la “baqueana”, ella sabía dónde teníamos que ir.

Cómo Maestra en la Escuela unidocente sabía quién era quién en el pueblo, y de paso conocer el trabajo de una heroína anónima, que con la Pandemia y sin recursos tecnológicos a mano tuvo que caminar hasta las casas de los niños para instruirlos con la guía básica.

Nuestra intención era subir al Volcán Cacho Negro, un Estrovolcán ubicado a 9 kilómetros al Noreste del Volcán Barva en la Cordillera Volcánica Central, provincia de Heredia.

TAMBIEN:  Carros eléctricos usados tienen segunda agencia

Un vecino de la comunidad aceptó subirnos al cono del Volcán pero de a callado, debido a la prohibición de subir, una actitud que imposibilita el desarrollo del turismo sostenible en una comunidad urgida de fuentes de empleo.

Allí perfectamente pueden crear una Cooperativa de Guías certificados para subir Cacho Negro con la autorización del SINAC, que se encargaría de crear los senderos para coronar el Volcán desde donde nos cuentan se aprecian las lecherías del Poás.

La Comunidad tiene muchos deseos de explotar el turismo rural

De hecho, en medio de Cacho Negro, un grupo de exploradores costarricenses descubrieron un río de aguas termales, pero su ubicación la mantienen oculto para no dañarlo.

No faltó quien nos prometiera vendernos una hectárea de terreno a buen precio, pues ya varios compradores tenían previsto levantar el castillo de sus sueños en terrenos donde se puede apreciar las tierras bajas.

Eso sí, el camino de piedras no es para cualquiera, carro alto 4×4 es lo ideal, pero allí vimos hasta un automóvil pasar sin problema, ningún remordimiento.

A lo largo, en aquel día, El Volcán Cacho Negro se apreciaba rodeado de nubes. A penas se podía ver por la cantidad de nubosidad.

Era imposible subir en un día, mínimo son necesarios tres días de viaje por sus 30 kilómetros de recorrido que por la dificultad técnica se dividen por jornada para dormir sobre una hamaca debido a la humedad de los suelos, según nos explicó el baqueano.

TAMBIEN:  Fiscalía solicitará medidas cautelares contra alcalde y funcionarios de Municipalidad de Upala

Sin embargo, nuestro deseo por conocer más El Volcán Cacho Negro nos llevó hasta un lugar inesperado, propiedad de la familia de Elizardo Soto, cuyo padre era el propietario de la finca donde se forman dos pozas exquisitas para el verano.

Soto aceptó dejarnos entrar para conocer no solo las fantásticas Aguas cristalinas sino la amabilidad de un pueblo con historia viva por contar.

En aquella quebrada nos enseñó los molinetes, construidos por los indígenas para sus diversas tareas domésticas. Algunos pequeños y otros más grandes.

La corriente abajo llegaba hasta una plataforma natural para tirarse en la poza principal. Arriba encontramos a Sandí Sánchez, vecino de San Francisco de Dos Ríos, pero visitante habitual de aquel lugar encantado, solo que con limitado acceso, solo con permiso.

Queríamos más, pero caía la tarde y nuestro plan era viajar hasta el Volcán Congo en Cariblanco.

Irene nos pidió con sana insistencia pasar hasta la Cocina Comunal encabezada por su hermana Margarita.

Pollo caribeño, tortillas, arroz con pollo, picadillo, frescos naturales, arroz con leche, en fin de todo para matar el hambre e irse con ganas de volver por la gallina achiotada.

TAMBIEN:  Caja no rectifica cultura de licitaciones hechas a la medida a pesar de advertencia de la Contraloría

Margarita intentaba ser timón de un barco que apenas empieza junto con dos compañeras más. Les falta de todo, pero les sobra amabilidad, Don de gentes, alegría por servir.

Ella nos servía mientras una familia terminaba de comer con la abuela de más de 100 años como una de las comensales. Viajó desde Hojancha en Guanacaste hasta El Volcán Cacho Negro.

Caía la tarde, y era hora de partir. Esta otra Costa Rica apasiona, y a pesar de que el Volcán Cacho Negro está extinto, en el corazón de sus habitantes tiene actividad volcánica por mostrar las bellezas de un pueblo apto para ciclismo de montaña, deportes de aventura como el ascenso al Volcán Cacho Negro, y una cuchara excepcional.

Al Ministro de Turismo Gustavo Segura le hablamos del lugar y no se comprometió pero dejó ver su interés por convertir lugares de paso en Destinos para Turistas locales y extranjeros.

El Volcán Cacho Negro duerme, pero quién sabe si algún día de éstos despierta ante tanta actividad de sus lugareños.

Datos del Volcán Cacho Negro

Ubicado a 9 kilómetros al Noreste del Volcán Barva. Cordillera Volcánica Central, provincia de Heredia.

Altura

2150 metros sobre el nivel del mar

Tipo Estrovolcán

Edad menos de 100 mil años

Ninguna actividad entre 1700 y el 2021

Estado actual: dormido

Origen de su nombre: desconocido.

Richard Molina Mesen

Periodista y Productor Audiovisual, con más de 25 años de experiencia. Director de Elguardian.cr

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!