Cataratas Jungla Paraíso, mucho con demasiado

Vara Blanca, simplemente imperdible

Escuchar esta noticia

Las Cataratas Jungla Paraíso existen y son demasiado hermosas para perdérselas. Lo mejor a Solo 50 minutos de San José.

Para llegar hasta nuestro destino fue necesario cruzar la temida Ruta 32, carretera que confieso es para mí la más peligrosa de Costa Rica.

Soy de los que si creen necesario los postes abatibles para advertir peligro después de vivir cruces de pesadilla por esa carretera. En una ocasión tuvimos que usar mi camisa y un palo para limpiar el parabrisas debido a un fallo en el sistema de escobillas del carro, o en otra ocasión una densa neblina que por poco nos lleva al abismo al no tener señalización la carretera.

El paso por la ruta 32 y los postes abatibles. Recuerden que salvan vidas, a cuidarlos.

¿Para dónde cogemos?

El destino nos llevaría hasta un lugar desconocido para nuestra brújula, un lugar al cual llegamos gracias al consejo de un oficial de policía que consultamos a la entrada del cruce de Río Frío. Cataratas Jungla Paraíso allá vamos. Ubicadas en el Distrito de Vara Blanca, aunque no falta quien diga es Sarapiquí.

Nos dijo el Policía que siguiéramos por 900 metros desde el cruce de Río Frío hacia Puerto Viejo de Sarapiquí, y de allí meterse a la izquierda por el Quebrador por cuatro kilómetros por carretera de lastre.

Llegamos hasta un rótulo que decía Cataratas y un vecino nos dio instrucciones generales para llegar. No había perdida aseguró.

TAMBIEN:  Cataratas Nauyaca: cómo llegar más rápido al paraíso

Después de caminar 400 metros, un rótulo avisaba por donde dirigirnos hacia las Cataratas. La Finca Jungla Paraíso las contiene a todas.

No olvides tomar vino palo y regresarlo para tener con viaje más cómodo

Cruzar un río de un caudal bajo pero grande fue la primera impresión. Algo bueno nos esperaba, pero para alcanzarlo sería necesario caminar por dos kilómetros entre potreros con vacas incluidas. Así como barreales que nos aseguraban un excelente trail. Acompañados por el aullido de los Congos, cantos de pájaros, cruzar un puente de madera todo destartalado.

Llegar hasta la entrada nos tomó media hora, pero después comenzó la magia de la Jungla Paraíso, hasta un trono encontré, un enorme piedra en medio del camino identifica al Trono de un Rey, infaltable para el álbum.

Caratas-Jungla-Paraiso
Piedra El Trono, foto de rigor

La experiencia de satisfacción aumentó al llegar a la casa de madera donde nos encontramos con una pareja de esposos y magníficos anfitriones, justo a la hora del almuerzo preparado con cocina de leña. Don Ulises Rojas y Doña Loa Pilarte, a quien pescamos en el fogón fajada con el arrocito, fríjoles, barbudos, y pollo.

Cataratas-Jungla-Paraiso
El ride tiene de todo, perfecto para los intermedios y avanzados

Don Ulises es el administrador, un hombre serio, pero amable en su trato, quien nos dio santo y seña para llegar a un camino de poco más de dos kilómetros hasta las cataratas. Tocaba conocer dos de las cuatro Cataratas. La Victoria y el Susurro.

Hay que subir por una ladera de 150 metros complicada con gradas de barro y palos. Antes una zona para acampar con dos champos listos. En noche despejada promete y medio como dicen por allí.

TAMBIEN:  Aumenta a 13 casos de Covid-19, sólo el doctor contagió a ocho
Don Ulises y su esposa Loan son los encargados de recibirte

La Victoria

La respiración aumentaba vertiginosamente con cada paso. Empieza uno a sentirse vivo cuando corona para bajar hasta la Victoria. 150 metros de bajada no aptos para cualquiera.

Catarata Jungla Paraiso
La Catarata Victoria es una de las cuatro existentes

Valió la pena cuando en medio de la espesa montaña asomó un ruido ensordecedor, hasta convertirse en imágenes sensacionales.

Cataratas-Jungla-Paraiso
En la finca se puede acampar. Científicos también la visitan.

La Victoria nace en el Braulio Carrillo y desciende hasta alimentar la catarata de unos 50 metros de altura. El agua está helada, pero nada me detiene para sumergirme en sus aguas cristalinas.

Era toda la poza para mí, y el equipo de El Guardián aprovechó gracias al impulso de Alfie Gatgens.

Caratas-Jungla-Paraiso
No se puede despreciar la zambullida

Les conviene ver el reportaje audiovisual el sábado a las 9 pm por redes sociales de El Guardián. Así podrán comprender lo dicho. Es una zona increíble.

La tarde avanzaba y tocaba ir hasta el Susurro, nuevamente ascender por 100 metros y 500 metros más. Es un trayecto corto de dos kilómetros pero en una parte siente uno el temor de perderse al tomar un atajo por donde no debe y listo. Esa sensación dura diez minutos hasta toparse con la señalización de La Catarata El Susurro.

No hay como perderse

El Susurro

Nuevamente bajar gradas hasta comenzar a oír el susurro de la Catarata cada vez más alto. Estamos propiamente en la Jungla, y es sencillamente maravilloso.

TAMBIEN:  Guardacostas salvaron a cinco de la muerte

Una caída de agua de 30 metros y una poza de tres metros de profundidad de un color verde esmeralda. A su lado una cueva natural. La verdad me dio miedo meterme a nadar, en mi cabeza imaginé hasta la Anaconda, jajajaja.

La Catarata El Susurro es demasiado hermosa

Contemplar en silencio la magnífica caída de agua en perfecta sincronización con la montaña. Eso es pura magia blanca. No me quiero ir, pero toca para dejar pendiente las restantes Cataratas que aseguran son igual o más hermosas. Una de ellas hay que bajarla con cuerdas.

Regresar hasta la casa de los anfitriones, donde nos esperaba un plato de comida hecha a la leña con puro amor. Esa comida sabía a gloria, y para bajar café negro o fresco de naranjilla.

Cataratas-Jungla-Paraiso
La comida es increíble

Queremos que vos nos acompañes la próxima vez que regresemos a la Jungla Paraíso en Vara Blanca de Heredia. Escribanos al correo electrónico elguardian.cr@gmail.com, y hagamos planes juntos.

Creo que perderse este lugar a solo 50 minutos de San José es demasiado cruel para los amantes de la aventura de redescubrir Costa Rica. Recuerde Cataratas Jungla Paraíso si existen.

No se pierda el sábado 27 de febrero a las 9 pm el reportaje audiovisual completo en Políticamente Incorrecto.

Cataratas-Jungla-Paraiso
Cruzar un río es parte de la experiencia

 

Richard Molina Mesen

Periodista y Productor Audiovisual, con más de 25 años de experiencia. Director de Elguardian.cr

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!