Un dulce emprendimiento

Helados, chiriviscos o apretados, como les guste llamar a esos postres de diferentes combinaciones y sabores. Especiales para refrescar y endulzar una tarde calurosa. En Buenos Aires de Pocosol, don José Alberto Steller Campos emprendió con la venta de este postre para aportar a la familia. Su dulce emprendimiento.

Tiene dos “sucursales” de venta, una se encuentra en su casa de habitación y el otro en la gasolinera de Buenos Aires, en la ruta nacional número 35, entre Florencia y Los Chiles. Los que no lo encuentran en la bomba, inmediatamente se dan la vuelta por su hogar para hacer la compra.

“La idea surgió porque nuestro hijo tenía que ingresar a la universidad, entonces por el accidente donde se me amputó una mano entonces me puse de acuerdo con mi esposa que ella desde antes también vendía helados, y nos pusimos la meta de vender los helados. Gracias a los de la bomba también que nos dan permiso para vender” comenta don José Steller.

La pandemia afectó a todos y este negocio no fue la excepción. “Nosotros tenemos más de un año y medio de estar vendiendo helados en la bomba, estuvimos 6 meses, los primeros de la pandemia para prevenir un poco, también porque mi hijo es asmático. Yo le dije a mi esposa que teníamos que volver a vender los helados porque las circunstancias se ponían un poco más difícil, pero gracias a Jehová que ahí nos apoya mucho la gente con los helados” agregó don José.

TAMBIEN:  La esperanza y el amor a su madre llevó a joven puntarenense a obtener título de sexto grado

Muchos que no lo encuentran en la bomba, se dan la vuelta por el hogar de este emprendedor y su familia para no irse sin su helado. Desde varios rincones del país lo visitan para no irse sin sus Helados Artesanales Tradición, entre los cuales destacan Heredia, Alajuela, Zarcero y San José.

Según don José, el reto más difícil durante la pandemia fue estar sin vender por un largo periodo de tiempo, pero con la ayuda de los fieles compradores lograron salir adelante.

“Gracias a Jehová se han estado vendiendo más los helados. Hay personas que nos llaman y los compran al mayoreo. Cada vez vemos que se están vendiendo los helados” indica don José.

A pesar de que sufrió de una amputación de su brazo derecho por una máquina en un aserradero, esto no le doblegó el espíritu. Siempre ha sido comerciante y emprendedor; desde la pulpería de sus padres, hasta sodas y restaurantes se ha desarrollado.

“Animar a todas las personas que pueden tener un negocio, aunque sea pequeño, que sean emprendedores. Ese negocio poco a poco puede ir creciendo y tener fruto. Depende del tiempo que se dedique. Hay que sacar el tiempo para desenvolverse mejor. Se lleva su tiempo, pero es una recompensa que le da Jehová al trabajo que da uno” concluyo don José.

TAMBIEN:  Goicoechea entre los mejores en tiempos de pandemia

¿Cuáles sabores hay?

Son 18 sabores que nos ofrecen: Pie de limón, galleta oreo, crema con maní, chocolate con maní, ron con pasa, rompope, ron con frutas, coco, piña colada, leche agria, yogur de fresa y mora, chocolate con banano, frutas (en agua) maracuya, churchill, Higos y leche de condensada con chispas de chocolate. ¿Quiere probarlos? Puede ir a Buenos Aires de Pocosol o llamar al 8822-5417 e irlos a visitar.

Están muy ricos todos. Recomendación de El Guardián.

Helados Mascara Guardián

 

Cesar Gutierrez Fallas

Publicista. Licenciado en Periodismo Deportivo. Productor audiovisual en Producciones Clandestinas. Siempre aprendiendo y creciendo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba