Texas: Niños llamaron al 911 suplicando que enviaran a la policía

La policía tomó una “decisión errónea” al no entrar antes en la escuela, dijo director de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw.

(Reuters) – Niños desesperados llamaron al 911 al menos media docena de veces desde las aulas de Texas donde se estaba desarrollando una masacre, suplicando a la policía que interviniera, mientras unos 20 oficiales esperaban en el pasillo casi una hora antes de entrar y matando al pistolero, dijeron las autoridades el viernes.

Niños deseperados suplicaron que enviarán a la policía

Al menos dos niños hicieron llamadas de emergencia al 911 desde un par de salones de cuarto grado contiguos después de que Salvador Ramos, de 18 años, ingresara el martes con un rifle semiautomático AR-15, según el coronel Steven McCraw, director del Departamento de Educación de Texas. Seguridad Pública.

Ramos, quien había conducido a la escuela primaria Robb desde su casa después de disparar y herir a su abuela allí, mató a 19 niños y dos maestros en el tiroteo más mortífero en una escuela de EE. UU. en casi una década.

«Está en la habitación 112», susurró una chica por teléfono a las 12:03 p. m., más de 45 minutos antes de que un equipo táctico liderado por la Patrulla Fronteriza finalmente irrumpiera y pusiera fin al asedio.

Desesperación y llanto de las madres que necesitan certidumbre sobre los niños víctimas del tiroteo en Texas. Foto: Cortesía

Las autoridades admiten que la policía debió ingresar antes a la escuela: “Tomaron una decisión errónea”

El comandante en el lugar, el jefe del departamento de policía del distrito escolar en Uvalde, Texas, creía en ese momento que Ramos estaba encerrado adentro y que los niños ya no estaban en riesgo inmediato, lo que le dio tiempo a la policía para prepararse, dijo McCraw.

TAMBIEN:  Dinamarca: Policía descarta acto de terrorismo en tiroteo con tres muertos en Copenhague

«Desde el punto de vista retrospectivo donde estoy ahora, por supuesto, no fue la decisión correcta», dijo McCraw. «Fue una decisión equivocada».

McGraw, cuya voz se ahogaba por la emoción en ocasiones, agregó: «Estamos aquí para informar los hechos, no para defender lo que se hizo o las acciones tomadas». No estaba claro si los oficiales en el lugar estaban al tanto de las llamadas, dijo McCraw.

Algunos de los estudiantes, en su mayoría de 9 y 10 años, atrapados con el pistolero sobrevivieron a la masacre, incluidos al menos dos que llamaron al 911, dijo McCraw, aunque no ofreció un recuento específico.

Hubo al menos ocho llamadas desde las aulas al 911 entre las 12:03 p. m., media hora después de que Ramos ingresó al edificio por primera vez, y las 12:50 p. m., cuando agentes de la Patrulla Fronteriza y la policía irrumpieron y mataron a tiros a Ramos.

Una niña a quien McCraw no identificó llamó a las 12:16 p. m. y le dijo a la policía que todavía había entre «ocho y nueve» estudiantes vivos, dijo el coronel. Se escucharon tres disparos durante una llamada realizada a las 12:21 p.m.

La misma chica que hizo la primera llamada imploró al operador que «por favor mande a la policía ahora» a las 12:43 y 12:47

TAMBIEN:  Vendió su PlayStation 5 luego de que su esposa descubriera que no era un purificador de aire

Los oficiales entraron tres minutos después de esa llamada final, según McCraw, cuando el equipo táctico usó la llave de un conserje para abrir la puerta cerrada del salón de clases.

Varios oficiales tuvieron un intercambio inicial de disparos con Ramos poco después de que entrara a la escuela a las 11:33 am, cuando dos oficiales fueron rozados por las balas y se pusieron a cubierto. Había hasta 19 oficiales en el pasillo a las 12:03 p. m., dijo McCraw, cuando se recibió la primera llamada al 911 desde el interior del salón de clases.

El coronel Steven McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, habla durante una conferencia de prensa en las afueras de la escuela primaria Robb, tres días después de que un hombre armado matara a diecinueve niños y dos adultos en un tiroteo masivo, en Uvalde, Texas, EE. UU.
El coronel Steven McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, habla durante una conferencia de prensa en las afueras de la escuela primaria Robb, tres días después de que un hombre armado matara a diecinueve niños y dos adultos en un tiroteo masivo, en Uvalde, Texas, EE. UU. REUTERS /Marco Bello

Padres desesperados

Los videos que surgieron el jueves mostraban a padres angustiados fuera de la escuela, instando a la policía a asaltar el edificio durante el ataque, y algunos tuvieron que ser retenidos por la policía.

Los protocolos estándar de aplicación de la ley exigen que la policía confronte a un tirador activo en una escuela sin demora, en lugar de esperar refuerzos o más potencia de fuego, un punto que McCraw reconoció el viernes.

McCraw describió otros momentos en los que Ramos podría haberse frustrado. Un oficial de la escuela, respondiendo a las llamadas sobre un hombre armado que estrelló un auto en la funeraria al otro lado de la calle, pasó junto a Ramos mientras se agachaba junto a un vehículo en la propiedad de la escuela. La policía ha dicho que Ramos disparó a dos personas que estaban fuera de la funeraria antes de escalar una valla en los terrenos de la escuela.

TAMBIEN:  Al menos 19 personas murieron por los incendios forestales en Chile

Un maestro dejó abierta la puerta que le dio acceso a Ramos al edificio, dijo McCraw.

Una persona reacciona en un monumento en Town Square frente al juzgado del condado, para las víctimas del tiroteo en la escuela primaria Robb, tres días después de que un hombre armado matara a diecinueve niños y dos adultos, en Uvalde, Texas, EE. UU. 27 de mayo de 2022. REUTERS/ Marco Bello

Si lo lees en El Guardián es importante para vos

Redacción

El Periódico El Guardián pionero en el periodismo independiente. "El deber de un periodista es informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentar el odio o la arrogancia" Ryszard Kapuscinski

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba