Siete historias de Bomberos Ticos

Son Siete historias de Bomberos Ticos; esos valientes personajes que desde el anonimato colaboran con sus prójimos desinteresadamente.

El Guardián conversó con ellos y sus historias de vida, amor, dolor, así como alegrías al integrar el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Costa Rica.

Los encontramos en la inauguración de la Estación Metropolitana Sur frente al Parque de los Trenes del Pacífico en San José.

Bernardo Barboza Muñoz, Jefe de Estación Metropolitana Sur

Bernardo Barboza bombero
Bernardo Barboza Muñoz, Jefe de Estación Metropolitana Sur

¿Cuándo entró usted a trabajar como Bombero y en cuál Estación?

Entre a trabajar al Cuerpo de Bomberos 1° de diciembre de 1998, en la Estación de Pavas.

¿Cómo fue esa primera experiencia como bombero, un tono largo o tono corto?

Un tono corto, pero un tono que sin conocer de la materia bomberil, entre sin saber nada, sin experiencia, tuve que aprender de qué se trataba ese tono.

Nosotros manejamos dos términos, entrar de la calle o entrar de voluntario, en el caso mío fue entrar de la calle y aprender todo, desde que tenemos 45 segundos para alistarnos e irnos, hasta lo más complejo para salvar vidas.

Como era novato recuerdo que me tocó viajar por primera vez en la máquina M46. Ibamos para un corto circuito en una vivienda en Finca San Juan en Pavas.

Como era una corto circuito, generalmente a uno le ponen a un compañero para guiarlo, entonces mi compañero me decía llévate la escalera, este equipo,  porque vamos a ir  revisar.

¿Cuántos años han pasado?

Exactamente 22 años desde mi primer salida.

¿Cuáles son los momentos más complicado?

Son complicados los momentos cuando  se atienden emergencias donde hay muertes, me tocó una experiencia que no se me va a olvidar en Kurú, Purral.

Fue cuando una madre, envenenó a sus hijas, al esposo y además ella prendió fuego a la vivienda, llegar a una escena de esas, ya lo vecinos abrieron los portones y con baldes con agua aplacaron el fuego. Cuando llegamos a terminar de revisar y apagar brasas, la parte de encontrar a los niños, fue muy dura y es algo que nunca se olvida. Este hecho si no me equivoco fue hace aproximadamente unos 10 años. (Piensa lo que va a decir y reflexiona sobre el dolor que aún le produce).

¿El momento más lindo donde dijiste vale la pena ser bombero?

El momento más lindo es rescatar una persona con vida.  Llegar a la emergencia y nos dicen que hay una persona dentro, poder ingresar y poder rescatarla, vale el boleto.

Recuerdo que en una ocasión llegamos a una casa y encontramos a una adulta mayor en el patio de su casa, los mismos vecinos avisaron, y la prioridad de un Bombero en un incendio es la búsqueda y el rescate. Lo material se repone, una vida no.

Logramos ingresar hasta la parte de atrás y sacar a la señora  de 85 años. El suceso fue en Cristo Rey (al Sur de la capital) y sacamos a la adulta mayor, olía a humo y estaba tiznada pero viva.  Ese es uno de los momentos más gratificantes que he tenido como bombero.

¿Cómo es el país, es complicado para atender emergencias?

Aquí con mi compañero Villalta, somos los encargados de esta Estación Metropolitana Sur que atiende el Casco Central, todos los  Barrios del Sur, y parte del sector Este y Oeste.

En términos generales hay de todo, cada emergencia es diferente, tiene su complejidad,  no podemos estandarizar  las emergencias pero si tratamos de llevar una misma línea para el trabajo de las emergencias.

Como todo país tiene su complejidad, topografía, accesos, tránsito, hora pico.

¿Le pregunto les dan campo libre o hay gente que no ayuda?

De todo nos encontramos, hay gente que se asusta por el tamaño de la unidad y las sirenas, no saben qué hacer, entonces las personas se quedan estáticas, por eso tenemos que esquivarlos, pero eso es parte del entrenamiento que tenemos y los factores  de complejidad que nos topamos en ruta a las emergencias.

¿Fuiste bombero por necesidad, o qué lo llevó a integrar el Cuerpo de Bomberos?

Yo tenía un familiar que estaba en el Cuerpo de Bomberos, él en su momento tampoco pensó en ser bombero, era profesor de Música. En esas etapas de la vida nos encontramos, conversamos y me cuestionó porqué no te metes y haces lo exámenes para calificar.

El mayor porcentaje de mi sueño de niño en realidad era ser astronauta o Piloto de la Fuerza Aérea, dos cosas muy fuertes que tenía en mente, hoy por hoy no me arrepiento, moriré siendo eso “Bombero por siempre”.

Evelio Campos, Bombero voluntario

Evelio Campos, Bombero voluntario
Evelio Campos, Bombero voluntario

Corría el año 1969, hace 51 años, inicié en la Estación de Barrio Luján, tenía alrededor de 26 años.

TAMBIEN:  Quepos y Manuel Antonio tendrán nuevos tanques de agua en setiembre

¿Por qué se convirtió en bombero, lo había soñado?

Bonita la pregunta, siempre hay un principio,  yo siempre he admirado a los Bomberos pero nunca pensé que iba a llegar a ser uno.

Resulta que un día hubo un cortocircuito al frente de mi casa en Barrio La Cruz, para mi ese era un incendio grandísimo y salí pegando gritos pidiendo auxilio, me fui a una caseta de la Fuerza Pública a pedir ayuda para que llamaran a los Bomberos porque mi casa se estaba quemando y resulta que no era así.

Entonces el oficial de la casetilla llamó muy amablemente a los bomberos,  yo salí como loco pegando gritos y levantando los brazos cuando vi venir el camión.

La Máquina M43 llegó con el Jefe de Bomberos de ese entonces, Eladio Chacón.  Yo hablé con él, les pedí disculpas porque ellos me tranquilizaron, entonces ahí les pregunté cómo podría ser bombero, me dijeron que fuera a la Estación de Bomberos de Barrio Luján,  los miércoles recibían a los Voluntarios y ahí fue donde inicié, nunca fui bombero permanente, hasta este 2020.

¿Y porqué ser voluntario, si no pagan?

Mirá que pregunta más bonita, porqué cada día uno aprende más, se llega el momento que le gusta tanto, tanto, tanto, que hoy en día en el caso de los pensionados  seguimos en la lucha, por eso decimos “Bomberos por siempre”

¿La experiencia más triste?

Un 24 de diciembre, no preciso que año, en la madrugada, en Sagrada Familia, a la entrada, donde está ahora la Maternidad Carit, estábamos en la fiesta navideña, cuando llegó la emergencia, un niño quemado, el momento más duro.

El día más bonito fue cuando me nombraron bombero oficial.

Además siempre mi esposa me ha apoyado, cuando yo estaba durmiendo y pasaba una máquina de Bomberos, mi señora me despertaba, y me alistaba la fatiga, mi señora siempre adoró a los bomberos.

Ahorita estoy pasando por algo muy lindo, soy promotor del Cuerpo de Bomberos de Ciudad Colón, 30 años de lucha, hice una brigada contra incendios.

El 30 de octubre de 1992 inicié la campaña del Cuerpo de Bomberos de Ciudad Colón, el 30 de octubre del 2020 aprobaron el traspaso donde estará la Nueva Estación de Bomberos.

Desgraciadamente al aparecer esta pandemia, el inició de la construcción quedo suspendida, pero ya lo tenemos todo listo.

Rodrigo Leandro, Bombero 

Rodrigo Leandro, Bombero
Rodrigo Leandro, Bombero

Le pedimos adentrarnos en esa función tan linda de ser Bombero.

¿Los bomberos nacen o se hacen?

(Sonríe) antes de contestar. Bueno le he decir en mi caso no lo tengo claro, porque como todo niño, pensé que quería ser bombero, tenía un casco con el que jugaba, mis padres me quitaron el casco porque decían que mi cabeza se sudaba.

Pasaron los años y no volví interesarme con el tema de bomberos, a los años me hice músico en el Colegio, siendo ya músico me invitaron a participar a la banda del Cuerpo de Bomberos, ni por la mente no pasaba ser bombero, fui a ensayar muchas veces, solo estaba orientado en la Música.

Un día mientras esperaba el inició del ensayo, un compañero mío de la banda estaba sentado a mi lado en la Estación Central, cuando escuchamos el sonido largo, como un quejido largo, salió a toda velocidad la máquina M18 dejando a su paso una estela de zozobra, eso me conmovió, eso aceleró mí corazón, mi compañero que hoy en día es el Jefe de Bomberos en la Estación de Acosta, me dijo: “No te interesaría viajar en esos camiones rojos” y algo pasó en mí.

(En los ojos de Rodrigo, se nota la alegría enorme, y contó que en ese momento preguntó  todo para poder ingresar al Cuerpo de Bomberos).

Mi primer trabajo fue en la Estación Central,  que la comandaba el teniente Melvin Calderón.  La primera emergencia que atendí fue un incendio estructural en Hatillo 4. Tripulaba la M-04, pero no tenía la menor idea de lo que tenía que hacer porque estaba muy novato.

Uno de los elementos más particulares en un incendio es el olor,  el olor de los incendios estructurales, es un olor característico, a veces huele a milagro y otras ocasiones a tragedia.

Ese mismo olor, lo percibí un día mientras me alistaba para irme al trabajo. Un corto cortocircuito había ocurrido en el cuarto de mi hijo menor, mientras él dormía, estuvo ardiendo lentamente durante la madrugada, por dicha a él no le paso nada.

Nos enteramos a la mañana siguiente, gracias a Dios su habitación tiene buena ventilación. Fue un sentimiento horrible. Ese mismo olor es que en ocasiones ha sido excitante desde el punto de vista profesional también ha significado tragedia.

TAMBIEN:  Colisión de dos camiones y un vehículo liviano deja 5 víctimas mortales

Recuerdo que el momento que más me ha impactado es reciente.  Es el de los niños que murieron quemados en San Francisco de Dos Ríos; esos niños tenían la edad de mi hijo y la escena fue dantesca. (Habla del suceso el 18 de abril del 2018 por el cual la madre Danna Batista fue condenada a 50 años de cárcel)

El momento más bonito es el agradecimiento de muchas personas, pero el que más  me conmovió al recibir a un niño con autismo en la Estación de Bomberos.

A él lo motivaban las sirenas y los camiones de bomberos, por eso sacamos los permisos para celebrarle el cumpleaños, y en esa celebración dijo sus primeras palabras, con todo el cariño y pasión “Gracias Bomberos”, un evento súper emotivo.

¿Haz conocido al Bombero 777?

Definitivamente no sé quién es, todos los bomberos tenemos un número, pero si hay varios compañeros que tienen la habilidad de hacerlo todo al revés, o el que tiene la habilidad de hacer las cosas de una forma particular, el respetuoso, el que se pone el casco al revés, pero si, hay más de un 777.

Pablo Villalta, Jefe de la Estación Metropolitana Sur 

Pablo Villalta, Jefe de la Estación Metropolitana Sur
Pablo Villalta, Jefe de la Estación Metropolitana Sur

Pablo Villalta, es uno de los dos Jefes de la Estación Metropolitana Sur.

De niño, en su natal Limón, llegó a la estación de Bomberos y desde ahí se enamoró de la profesión. Han pasado desde el 2001 a la fecha 19 años, y hoy es el Jefe de la Estación más importante de San José.

Bombero: ” El momento está marcado por cada uno de los incidentes o emergencias que atendemos de forma desinteresada y las personas de forma natural nos agradece.

Hemos recibido muchos abrazos, eso es muy normal en el ser del tico, y hay personas que nos quieren agradecer con un cafecito, una tortilla, o con refrescos al ver nuestro desgaste físico. En esos momentos muchas personas se abren y nos cuentan parte de su vida, nos muestran más allá.

Dentro de las anécdotas, muchas veces las personas quieren entregar algo material a cambio del servicio, sin embargo dentro de la institución existe mucho arraigo a esos principios y valores y sabemos que no podemos recibirlo.

Un vasito de café siempre se recibe, no hacerlo es hacer sentir muy agraviada a la persona.

Hay que recordar que un bombero en un incendio grande se deshidrata completamente, por eso es parte esencial de nuestras funciones mantenernos hidratados durante toda la jornada, y posterior a la atención de los incidentes.

Las épocas de verano, son épocas que nos golpea muy duro en ese sentido, a parte de la época típica donde se atienden mucha quemas de charrales, basureros y áreas de desechos.

Por eso hay que alimentarse bien. En nuestro caso, la alimentación del bombero es muy tica: arroz, y frijoles que nunca faltan.

(Ante la pregunta de si conoce algún Bombero 777, Don Pablo, indicó que son muy pocos, talvez algunos de los compañeros que ingresan no tienen el don y las características que definen a un bombero.  “Bomberos por siempre” concluyó Pablo).

Winston Retana Cerdas,  (Bombero por siempre)

Winston Retana Cerdas
Winston Retana Cerdas

Don Winston Retana, estuvo en varias estaciones de bomberos,  pero por mucho tiempo estuvo en la Estación Central, bueno la antigua Estación Central.

Dice que sus recuerdos lo llevan hasta 1976.

“En el incendio ocurrido en la tienda La Gloria, en 1976,  era maquinista, ese día entré a las 8 am, relevando al personal que tuvo que atender el siniestro.

Uno de los incendios más complicados y grande fue el del Hospital Calderón Guardia. (Ocurrido el 12 de julio del 2005).

Estaba en la Estación de Barrio Luján. Me faltaban dos años para pensionarme. En ese incendio recuerdo con dolor murieron 19 personas.

Fue una experiencia muy grande para mí, la prioridad era salvar vidas y salvar la infraestructura.

Las unidades que atendieron esa emergencia fue la de Pavas y de la Estación Central.  El Incendio no era tan grande, sino la cantidad de personas que se debía evacuar. Ya que el siniestro fue en la parte Este del Edificio Nuevo. Esos momentos nunca se olvidan.

A pesar de que estoy pensionado me ha costado dejar atrás todo, bueno tanto que hoy estoy aquí en la inauguración de la nueva estación.

Fue un cambio muy brusco pensionarme, esa era mi segunda casa, y cuidado si no la primera, porque permanecía más tiempo ahí que en mi propia casa.

TAMBIEN:  Ticos vacunados podrán viajar a España a partir del 07 de junio

De los momentos más gratos que recuerdo es cuando se atendía incendios prolongados. La gente nos llevaba comida, café y refrescos, por eso tengo la satisfacción de que todo el país nos quiere mucho.

Me retiré en el 2006, 37 años, se me salieron las lágrimas al ver las estaciones viejas, por eso soy y seré Bombero por Siempre.

Héctor Chaves, Director General de Bomberos

Héctor Chaves, Director General de Bomberos
Héctor Chaves, Director General de Bomberos

Héctor Chávez ingresó a los 18 años al Cuerpo de Bomberos.

Corría el años 1982, antes fui Cruzrojista, desde los 13 años, en Santo Domingo de Heredia.

Muchos compañeros de la Cruz Roja se fueron para la Estación de Bomberos, que quedaba a la par, entonces por arrastre decidí pasarme a los Bomberos.

A penas llegué sentí que era lo mío, y ya tengo 38 años de pertenecer en la institución.

A los 18 años era muy dinámico, me picaba con otros compañeros para hacer las cosas más rápido, por tener los mejores tiempos, por aprender.

Era una época en que uno estaba muy dispuesto al aprendizaje y sobre todo me gustaba los choferes que manejaban rápido, no me gustaba los que manejaban despacio, llegar rápido a un incendio es una de las cosas que interesa. Desde luego la adrenalina de uno carajillo que le gusta la acción por llegar rápido.

Como todo en lugar de trabajo, me pusieron muchos apodos por mi color de cabello pelirrojo,  Vikingo, Tuca, Tuerca de muelle, Jupa de fósforo. (Ahora le llaman el Señor Increíble por su parecido con el súper héroe).

El primer incendio que atendí fue en una casita en San Pablo de Heredia.

Ese día solo estaba el maquinista y yo. Al llegar a la emergencia, se estaba quemando el área de la cocina, sacamos una manguera y apagamos el incendio.

Hoy por hoy, y a pesar de que he estado en todos los grandes incendios en este país, para mí ese ha sido el más representativo porque fue un incendio donde yo marqué la diferencia de que no se quemara la casa

Por eso les digo a mis compañeros que uno marca la diferencia, sin importar si es uno grande o incendio pequeño.

¿Cómo llegó a ser Director de Bomberos?

Fui ascendiendo en los diferentes puestos y cuando estaba de Jefe del Departamento de Prevención, hubo un cambio de Director y escogieron dentro de los Jefes, eso le correspondió al  Presidente  Ejecutivo Don Germán Serrano Pinto y me escogió a mí y aquí estamos después de 16 años . Tengo 56 años y espero seguir muchos años aquí.

¿Qué es más difícil, conseguir recursos o apagar un incendio? Es más difícil la Administración que apagar un incendio.

¿Cuántos bomberos tenemos en Costa Rica?, Aproximadamente 1000 asalariados y 1000 voluntarios, que por cierto el voluntariado se mantiene fuerte.

¿La satisfacción más grande como Bombero?  Sigue siendo el primer incendio en el cuál yo estuve, pero en los grandes incendios la satisfacción n o es lo que yo hago, si no lo otros hacen.

¿El momento más duro?,
cuando mueren niños, esa es la parte más difícil, mueren adultos, mueren ancianos, pero cuando mueren niños es muy difícil, casi siempre es por la irresponsabilidad de los adultos, uno piensa que no es justo, uno desea haber llegado a tiempo para  hacer la diferencia pero no siempre se puede.

Tremenda carcajada soltó don Héctor, cuando El Guardián le preguntó cuántos 777 tiene el Cuerpo de Bomberos, contestó que hay más de uno, pero es parte de todo, por eso  han ido cambiado los estándares de capacitación, hay que promover de que todos sepan lo que tienen que hacer, siempre ha habido y siempre van haber bomberos 777.

Andrés Sotela, Bombero Voluntario

Andrés Sotela
Andrés Sotela

Es el más novel de los que entrevistamos. Muy agradable y dispuesto a soportar bromas. Cuando preguntamos por el 777 o el Bombero Atómico dos bomberos lo señalaron sin dudarlo, de hecho al abordarlo no sabía quien era ese personaje.

Dice que tiene 6 años de ser voluntario, y que la experiencia más bonita, es la unión  de los compañeros.

“La situación que más me marcó fue atender un incendio en Barrio Córdoba, y ver a un niño de 5 años sacando un colchón que era más grande que él, a pesar de que el incendio era en la casa vecina.

La experiencia más dura, fue encontrar personas muertas, encontrar a las víctimas como en La Carpio, esa experiencia me marcó.

Sin embargo siento mucha alegría al dar todo para salvar vidas, es otra sin dudarlo las cosas que lo motivan para ser bombero.

(Con la colaboración de Cristina Fonseca, comunicadora). 

Richard Molina Mesen

Periodista y Productor Audiovisual, con más de 25 años de experiencia. Director de Elguardian.cr

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba