Segundo punto de ingreso de combustibles ahorraría millones al país

Suministro de Gas LPG estaría protegido

Un Segundo Punto de Ingreso de combustibles significaría para Costa Rica un ahorro millonario en transporte y asegurar el abastecimiento de gas LPG.

El proyecto Terminal Pacífico es necesario para garantizar la seguridad energética de Costa Rica, al dotar al país de un segundo punto de ingreso de combustibles adicional al de Moín, en el Caribe. La inversión estimada del proyecto es de $ 234 millones, el cual se cubrirá con un 42% de fondos propios y un 58% con financiamiento bancario. 

RECOPE salió en defensa del proyecto a pesar del ataque de algunos sectores opuestos a permitir aumentar la capacidad.

Según la entidad “El Gas LP es el tercer producto de mayor consumo en el país, con un crecimiento anual de un 7%, lo que hace necesario ampliar la capacidad de almacenamiento para asegurar el suministro por ser vital para la reactivación económica.

En el 2019, 710.000 hogares usaban Gas LP para cocinar y al día de hoy, ese número se ha visto incrementado sensiblemente según lo que las empresas distribuidoras de gas informan.

Hay que sumar a los hogares, las pequeñas y medianas industrias y las empresas hoteleras y la industria alimentaria, que dependen de este producto para su desarrollo y la reactivación económica del país.

Mejoras en la cadena de distribución de Gas LP

En la actualidad todo el almacenamiento y venta de Gas LP se encuentra en la Terminal de Moín, la cual cuenta con 7 esferas para el producto, las cuales manejan un volumen aproximado de 3.400 m3 (21.000 barriles) cada una, para un total global de 24.000 m3 (149.000 barriles). 

El Gas LP no cuenta con un inventario de continuidad del servicio del mismo nivel que el diésel, las gasolinas y o el Jet A.1, lo que obliga a una  frecuencia de embarques más alta que el resto de los productos. 

Continuar la concentración de inventarios en la provincia de Limón no soluciona el problema que presenta el Gas LP en su cadena de suministro, ya que es un producto con alto riesgo de desabastecimiento, debido a la vulnerabilidad de la sistema de distribución final, esto por cuanto el abastecimiento del 100% de la demanda se realiza a través de camiones cisternas desde la Terminal de Moín, resultando que el total del suministro del Valle Central, Zona Norte y Zona Pacífico debe atravesar la Ruta 32, la cual cuenta con una alta siniestralidad y afectación por derrumbes y mal tiempo, lo que conlleva a que la cadena de distribución se vea detenida de manera recurrente y que diariamente camiones cisternas recorran nuestras carreteras, cuando se puede proveer una solución que implica un ahorro de al menos 700 mil km de recorrido para dichos vehículos, implicando un ahorro anual de 8 millones de dólares en costos de transporte terrestre.

No asegurar el suministro impactará inmensamente el PIB nacional, el diario vivir de un sector residencial de escasos recursos y la pequeña y mediana industria, que no tienen suficiente capital para poder subsistir con su sustituto, la electricidad. 

El no garantizar el abastecimiento en un solo día afectaría al PIB de Costa Rica con pérdidas por US$ 68 millones para la gasolina; US$ 44 millones en el caso del diésel y US$ 44 millones en el Gas LP.

Aunado a esta situación, se presenta una serie de circunstancias adversas en materia climatológica vinculadas al cambio climático, sumado a fenómenos como el del Niño, lo que provoca cada vez es más frecuente la presencia de eventos extremos y la superposición de estos fenómenos juntos: El Niño, mareas y oleajes extraordinarios o tormentas, según estudios elaborados en la zona del Caribe por expertos en el tema.

Los huracanes se dan en forma intermitente y cada año con mayor intensidad, lo que ha llevado a establecer los posibles impactos de estos fenómenos e identificar posibles riesgos de las estructuras en la zona (muelle, puentes, escuelas, carretera etc.), que indican que el proyecto de contar con dos puertos para la entrada de combustibles al país, es cada vez más imperativo.

Es importante tomar en cuenta que Costa Rica se encuentra a merced de eventos naturales, los cuales se vuelven más intensos con el pasar de los años.  Esta es la razón por la cual el país se sitúa en la posición número 12 en el ranking mundial con respecto a riesgos de desastres naturales según el World Risk Report del 2020.

Cabe señalar que en muchas ocasiones debido al mal tiempo en la zona del Caribe,  los buques con producto deben esperar en la Bahía de Moín por varios días hasta que las condiciones permitan un atraque y desembarco seguro, lo que implica pagar una multa de aproximadamente $ 20 mil por día. Si el país contara con otra opción en el Pacífico para el ingreso de los productos, se ahorraría este costo y se utilizaría como punto de entrada, robusteciendo la seguridad energética de Costa Rica. 

El proyecto de la Terminal Pacífico fortalecerá el Sistema Nacional de Combustibles,   al incrementar la capacidad de almacenamiento de Gas LP en la costa del Pacífico, lo que permitirá asegurar el suministro en todo momento, al contar el país con abastecimiento tanto por el Caribe como por el Pacífico.

Estudios sólidos sustentan el proyecto

TAMBIEN:  Presidente le dice a El Guardián porque razón no quiere bajar precio de combustibles

El proyecto está respaldado en rigurosos estudios de preinversión,  estudios ambientales y viabilidades ambientales aprobados, estudios legales, económicos y de mercado, entre otros, en los que participaron la Unidad de Ingeniería Marítima, de Ríos y de Estuarios (iMARES) de la UCR, Centro Internacional de Política Económica para el Desarrollo Sostenible de la UNA, el Instituto Centroamericano de Administración Pública, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes, la Comisión Nacional de Emergencias, entre otros.

Además, se cuenta con una serie de estudios de apoyo al proyecto que bajan la incertidumbre y el riesgo, como por ejemplo los estudios de suelos, oceanográficos,  batimétricos y topográficos.

La Terminal Pacífico es un proyecto país, definido en el Plan Nacional de Desarrollo,  por tanto, se da en el marco de coordinaciones interinstitucionales con MOPT, INCOP, Municipalidades, Guardacostas, entre otros, de manera que sea un desarrollo articulado país, que integre toda aquella institución que de una manera u otra se vea involucrada en su desarrollo.

El cartel de licitación cuenta con un capítulo preciso de aceptabilidad, donde se evalúa la capacidad legal, financiera, técnica y de gestión de cualquier empresa que quiera participar en el concurso, adicional a esto, se incluye una evaluación de la experiencia para que la decisión final contemple además la experiencia exitosa de aquellos que sobrepasan el filtro de aceptabilidad. Además, se establecen una serie de garantías para el cumplimiento, la calidad y el correcto funcionamiento del proyecto.

Todos los estudios pueden ser analizados por quien los desee hacer y se puede acceder a ellos por medio del siguiente enlace: https://terminalpacifico.com/estudios/

Obras de infraestructura que incluye el proyecto

TAMBIEN:  Gobierno insiste en idea de trenes eléctricos

El proyecto Terminal Pacífico se compone del diseño, procura y construcción de un sistema de importación costa afuera tipo monoboya (Single Point Mooring o SPM), unido a dos tuberías submarinas de aproximadamente 5,8 km, que se conectan en tierra a un poliducto y un gasoducto, que descarga a las facilidades de almacenamiento y venta ubicadas en la Terminal Barranca.

Las obras incluirían una estación de rebombeo a 1,1 km desde la playa, que impulsa los productos por aproximadamente 3,5 km desde la estación en Puntarenas hasta la Terminal Barranca.

La terminal de almacenamiento dispondrá de cuatro tanques presurizados tipo esferas para Gas LP de 3.975 m3 (25.000 barriles) cada uno, cargaderos para Gas LP, un tanque diésel de 7.950 m3 (50.000 barriles) y sistemas auxiliares (cuarto de bombas, sistemas contra incendios, otros) y demás obras y equipos necesarios para la importación, almacenamiento y venta de Gas LP en dicha Terminal.

Los productos refinados se importarán y almacenarán aprovechando al máximo la capacidad de almacenamiento propia de la Terminal Barranca; de tal manera que para el recibo de importaciones se contará con tres tanques de diésel existentes de 7.950 m3 (50.000 barriles) y con cuatro tanques nuevos de gasolina de esa misma capacidad, que actualmente están en diseño y su propósito es sustituir los tanques existentes que han llegado al umbral de vida útil”, señala este amplio comunicado de prensa.

Richard Molina Mesen

Periodista y Productor Audiovisual, con más de 25 años de experiencia. Director de Elguardian.cr

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba