¿Qué puedo hacer si sufro de insomnio por estrés?

El insomnio es una de las consecuencias más comunes del estrés. Se considera un trastorno del sueño si se presenta tres veces a la semana por al menos tres meses seguidos.

El vínculo es directamente proporcional: cuánto más estrés, más dificultad para dormir.

El insomnio se define como una dificultad persistente con el comienzo, mantenimiento, consolidación y la calidad general del sueño. Ocurre a pesar de acostarse a una determinada hora cada día, de cumplir con los mismos rituales y de tener un lugar cómodo para dormir.

Las personas con insomnio experimentan somnolencia diurna excesiva, fatiga, irritabilidad y otros síntomas que afectan la calidad de vida, las relaciones personales e incluso laborales.

Muchos problemas que afectan la salud mental, pueden causar insomnio. Los eventos estresantes temporales pueden provocar insomnio en un momento puntual. Sin embargo, si el estrés es persistente y se vuelve crónico, el insomnio suele intensificarse.

Entre el 10% y el 30% de la población mundial padece de insomnio, la misma proporción de los adultos en los Estados Unidos.

No todas las personas que sufren de estrés tienen insomnio. Aunque hay muchas razones mentales y fisiológicas por las cuales una persona puede padecer de insomnio, el estrés es una de los disparadores más frecuentes.

Entre los disparadores más frecuentes del estrés están:

Pérdida del empleo o problemas laborales.
Crisis económica
Crisis familiares, divorcios, muertes
Una enfermedad o accidente grave
Cambios cruciales en la vida

TAMBIEN:  Grupo artístico tico estuvo más de diez días en Corea del Sur en famoso festival internacional

El estrés y el insomnio afectan el cuerpo y la mente. Algunas consecuencias de la pérdida de sueño son:

1-Sensación de fatiga constante
2-Sensación como “si se estuviera enfermo”
3-Dificultad para prestar atención, concentrarse o recordar.
4-Empeoramiento de distintas actividades, sociales, familiares, profesionales o académicas.
5-Cambos de humor e irritabilidad
6-Disminución de la energía
7-Falta de motivación
8-Aumento de riesgo de errores en las tareas diarias, en el trabajo
9-Mayor predisposición a accidentes

Soluciones para reducir el estrés y prevenir el insomnio

Manejar el estrés es el primer paso para mejorar la calidad del sueño. Y para un buen manejo de esta crisis seguramente necesites “retocar” algunos aspectos de tu vida. Entre ellos:

Revisa tu dieta. Una nutrición balanceada, con una buena cantidad de vegetales y frutas te aportará las vitaminas y nutrientes que necesitas para que los sistemas fisiológicos de tu cuerpo funcionen bien.

Comienza a caminar. Si no tienes una rutina de ejercicios, que siempre te ayudará a cansarte y, por ende, a conciliar el sueño más rápido, camina. Ponte una meta posible, 10 minutos por día o media hora dos o tres veces a la semana. Puedes comenzar con pocos minutos e ir agregando tiempo a tus caminatas.

Mantenga un horario de sueño. Trata de acostarte y levantarte alrededor de la misma hora cada día, los siete días de la semana. Esta rutina quizás no da frutos inmediatamente, pero la consistencia en los horarios del sueño son muy importantes para prevenir el insomnio.

TAMBIEN:  51 mil pruebas para captar personas con sospecha de cáncer de colon se efectuaron en Cartago

Logra el medio ambiente perfecto para dormir. Expertos aseguran que para dormir bien, la habitación o el espacio en donde duermas no debe estar ni muy frío ni muy caliente. También es importante reducir la cantidad de luz, y tratar de evitar el ruido externo. La temperatura promedio ideal debe rondar los 60 a 67 grados Farhenheit.

Aleje los dispositivos electrónicos. El más grande NO es a tener un televisor en la habitación. Pero, además, debes tratar de no usar tabletas o celulares a la noche. Estos aparatos emiten una luz azul que interfiere con el sueño.

Trata de no comer ni tomar mucho a la noche. Si quieres enfrentar a tu insomnio, no lo hagas con cafeína, porque solo lograrás estar más tiempo contando ovejitas. Tampoco bebas alcohol porque contra lo que se cree, no ayuda a dormirse. Puede que luego de beber sientas sueño, pero no es un sueño de calidad. Además, seguramente te despierte el dolor de cabeza. Otro hábito que no se recomienda es tener tentempiés nocturnos. Luego de haber cenado, de ser posible temprano, no vuelvas a abrir la heladera.

Aprende a reconocer la situación de estrés. Si estás viviendo una tensión en tu vida, no la barras bajo la alfombra. Enfrenta la crisis, busca soluciones, charla con familia y amigos, busca ayuda. El silencio y la negación nunca son los mejores aliados de las soluciones positivas.

TAMBIEN:  El Covid-19 no nació en el Laboratorio, es peor aún lo hizo la naturaleza

Practica relajación. Desde respirar profundo, inhalar y exhalar, hasta yoga, pasando por un manejo consciente de las posturas corporales. Todo ayuda a diluir el estrés y mejorar el sueño.

Propóngase metas posibles y positivas. Tanto el estrés como la falta de sueño, ya sea separados o combinados, pueden generar sentimientos negativos. Recuerda que tienes muchas cosas buenas a tu alrededor. Planea pequeños cambios, aleja lo negativo, habla con tu doctor del estrés y el insomnio.

Aunque se dice que ocho horas de sueño es la cantidad de horas perfecta, cada persona tiene un ritmo biológico distinto. Para algunas personas es suficiente seis horas de sueño en la noche, mientras que otras sólo se sienten bien si duermen entre 10 y 11 horas.

Fuente: HolaDoctor.com

Redacción

El Periódico El Guardián tiene 10 años, pionero en el periodismo independiente. "El deber de un periodista es informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentar el odio o la arrogancia" Ryszard Kapuscinski

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba