Mike Tyson “Me drogo con veneno de sapo y me ha cambiado la vida”

Mike Tyson vuelve a ser noticia… y no precisamente por su regreso al ring, sino por las curiosas y extravagantes aficiones de las que suele hacer gala en reiteradas ocasiones, como el hecho de fumar marihuana o comprarse animales exóticos como un tigre de Bengala.

La última de las aficiones de Tyson la ha revelado el propio boxeador en declaraciones recogidas por el New York Post en las que confiesa que se droga con veneno del sapo del desierto de Sonora. “Ingerí el veneno de este sapo 53 veces, pero nada se acercó a la experiencia de la primera vez. Esa vez que ‘morí’. Fue todo un desafío.

Mike Tyson y las drogas

Tomaba drogas duras como la cocaína, pero esto es otra dimensión. Antes de darle al sapo estaba hecho un desastre. El oponente más duro al que me he enfrentado era yo mismo. Tenía baja autoestima, algo que les pasa a las personas con mucho ego, pero el sapo te despoja del ego”.

Tyson también afirma que descubrió este ritual, que consiste en fumar el veneno del sapo y que provoca efectos psicodélicos, hace cuatro años y que esto le ayudó a perder 45 kilos, a reconciliarse con su familia y a recuperar las ganas de boxear. De hecho, el New York Post señala que el propio Tyson tiene un criadero de estos sapos del desierto de Sonora en su rancho donde desarrolla su negocio de marihuana en California. “La gente ve cómo he cambiado.

TAMBIEN:  Armas y drogas descubiertas tras allanamiento a guarida en Aguas Zarcas

Mi mente no entiende qué ha pasado, pero mi vida ha mejorado por completo. El único objetivo del sapo es que alcances tu máximo potencial y ver el mundo de otra manera en el que todos somos iguales y todo es amor”, aseguró.

Mike Tyson se encuentra ya pensando en 2022, cuando se medirá en una pelea de boxeo a Logan Paul, quien ya se enfrentó hace unos meses a Floyd Mayweather. El púgil de 55 años vive su segunda etapa en los cuadriláteros; una en la que el cannabis es una parte muy importante de su vida, tal y como ha revelado a ‘Yahoo Finance’ en una entrevista.

LEA TAMBIÉN LA DIETA MILAGROSA Y LOS HÁBITOS SALUDABLES DE KYLIAN MBAPPÉ

El estadounidense se ha sincerado sobre lo “fuera de control” que ha estado durante toda su carrera, justo antes de que comenzase a fumar. “Mi vida era simplemente miserable, estaba fuera de control”, ha comenzado señalando.

El Tyson de antes dista mucho del actual, y todo es por el cannabis. “Peleaba con todo el mundo. Si alguien me pidiera un autógrafo, le daría un puñetazo en la cara. Era un desastre, y después de jubilarme, comencé a fumar”, ha revelado.

“Qué error fue… debería haber fumado toda mi carrera. Debería haber fumado cuando estaba peleando porque me puso en un estado mental diferente. Estoy muy relajado y cuanto más relajado estés, mejor luchador eres, al menos en mi caso”, ha añadido.

TAMBIEN:  Costa Rica libre de plaga de sapos

El cannabis: su imperio millonario

Cabe destacar también que desde que comenzase a fumar, Mike Tyson entró en un mundo totalmente diferente, convirtiéndose en todo un apasionado y llevándole a ser el dueño de Tyson Holistic, un imperio en el que gana más de 400 millones de colones.

Pero la marihuana no siempre le ha ayudado al boxeador, y es que también le trajo problemas al final de su carrera, cuando su victoria frente Andrew Golota fue degradada a no-concurso en el año 2000 tras dar positivo en esta sustancia. “Me multaron por eso, por supuesto, pero valió la pena”, confesó entonces.

En su regreso el año pasado, Tyson usó psicodélicos para subirse al ring en su enfrentamiento contra Roy Jones Jr, los cuales considera “un potenciador”. “Los golpes no duelen tanto, tiene mucho que ver con mi regreso, los psicodélicos”, ha añadido.

Fuente: Diario As. 

Cesar Gutierrez Fallas

Publicista. Licenciado en Periodismo Deportivo. Productor audiovisual en Producciones Clandestinas. Siempre aprendiendo y creciendo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba