Mejor estar solo que mal acompañado

(Por MSc. Jacqueline Pérez Navarro, El Guardián) –  Las redes sociales, el cine, la televisión, novelas, series románticas y en general los medios utilizados para contar historias de amor, han creado una imagen irreal del amor romántico.

Caracterizado por la ausencia de problemas o situaciones negativas, por lo que también se emite la idea de que el amor es solo felicidad.

Las relaciones interpersonales si son una inmensa fuente de alegría, pero también pueden causar grandes desilusiones, por eso a veces es mejor aplicar el refrán “mejor solo que mal acompañado”.

Una relación de pareja disfuncional puede afectar la salud psicológica y física.

Psicólogos de la Universidad Estatal de Nueva York realizaron una investigación donde comprobaron que una relación de pareja que nos haga infelices puede tener un impacto muy negativo sobre nuestra salud, tanto física como psicológica.

La investigación concluyó que cuando una relación está marcada por la hostilidad y las críticas, las personas tienden a sentirse infelices y frustradas.

Si estas relaciones se mantienen a lo largo del tiempo, la salud de sus miembros puede deteriorarse, aparecer síntomas de depresión y otros malestares físicos.

También se apreció que cuánto más rápido las personas dejan atrás esas malas relaciones, mejor se recuperan. Eso significa que cuanto más nos mantengamos atados a una relación toxica, más difícil nos resultará recuperarnos, tanto en el plano emocional como físico.

TAMBIEN:  Narcotráfico y violencia pese a la Pandemia

Nadie es inmune al sufrimiento.

Todas las personas tenemos alguna carencia, y cuando llega alguien que al inicio llena esos vacíos emocionales y alivia los miedos; es reconfortante, pero la mayoría de las veces no es más que una falsa ilusión. A largo plazo, esos amores pueden dejar más espacios y más vacíos que al inicio.

Las relaciones disfuncionales se convierten en una fuente de frustración y sufrimiento sistemático que quita la energía emocional, la autoimagen y autoestima.

El supuesto amor resulta frustrante, muy alejado del auténtico placer, felicidad y satisfacción que debería aportar.
En esos momentos no se debe tener miedo a la soledad, se debe ver como una buena opción.

En ocasiones estar solo es la mejor opción para ser felices.

La soledad también permite establecer prioridades propias, anima a ponernos en el centro de nuestra vida y a tomar las riendas de nuestro destino, asumiendo plenamente las responsabilidades por las decisiones que se toman. Se puede llegar a una conexión interna que permite intimar con nosotros mismos, pensar, recapacitar, visualizar y crear, con total tranquilidad y alegría.

Cuando una relación aporta más insatisfacciones que satisfacciones, nos resta más de lo que suma, ha llegado el momento de hacer un alto en el camino y decidir si esa relación puede tener un futuro o es mejor poner punto final.

TAMBIEN:  A casi un año de las elecciones está es la opinión política de los ticos

A veces, tomar la decisión de romper con esa relación es simplemente una cuestión de supervivencia psicológica. Couple photo created by freepik – www.freepik.com

Redacción

El Periódico El Guardián tiene 10 años, pionero en el periodismo independiente. "El deber de un periodista es informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentar el odio o la arrogancia" Ryszard Kapuscinski

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba