La tradición de los portales en Costa Rica, que a pesar de los años sigue vigente.

A pesar de los Cambios, la Tradición de los Portales sigue vigente en Costa Rica, e incluso conversamos con uno de los pocos rezadores existentes.

La Comunidad Católica de Costa Rica todavía practica la devoción de colocar un “Pasito” compuesto por la Sagrada Familia: San José, la Virgen y el Niño Dios, en sus hogares como símbolo del nacimiento de aquel hombre que dio su vida en un madero por la humanidad.

La tradición dice “Fueron los españoles quienes trajeron a América la costumbre de elaborar el portal. Se sabe que la inició San Francisco de Asís en 1223; sin embargo, aún se desconoce el origen de los rezos del Niño en Costa Rica”.

En muchos hogares e iglesias de nuestro país, se acostumbra a hacer el portal preferiblemente en el suelo, y donde se pueda rezar. Esta práctica tiene cierta tendencia a dejar de ser importante, sobre todo en las ciudades y especialmente en las jóvenes generaciones, debido a otras influencias culturales.

En la mayor parte de las zonas del país, hacer el “portal”, labor que es aprovechada por toda la familia o al menos parte de ella para quienes tienen la tradición es muy importante. El “pasito”, es algo que no puede faltar.

Para quienes son devotos del portal, sienten que un rezo solemnemente oficiado trae bendiciones sobre el hogar. Por eso, reúnen en su casa a rezadores, guitarras, coros, juegos de pólvora y abundantes comidas típicas.

Hoy, aquellos rezadores que recitaban de memoria oraciones y “alabados” son una especie en vías de extinción, como lo son también los grandes portales y los rosarios pomposos. Pero es un hecho que muchos hogares siguen rezándole al Niño antes de guardar su imagen.

El Guardián conversó con don Raymundo Vega de Yerba Buena de La Unión, Cartago. Él es musico, profesor, escritor y conocedor de las tradiciones de este cantón, además de rezador, oficio que aprendió a los 5 años de edad cuando acompañaba a su padre a los Rezos del Nino en su querida comunidad.

¿Don Raymundo cuéntenos un poquito sobre la tradición del Portal del Niño Jesús?

Cuando hablamos de los portales es una tradición muy enriquecedora, yo escribí un tema en un libro de tradiciones, habla de los portales, tienen muchísimo tiempo y abarcan muchas cosas diferentes que son dignas de mencionar en cualquier momento. Aunque las épocas han cambiado y es muy poco de lo que queda de lo de antes, es preciso cuando se habla de este tema ver las diferencias que se han venido presentando.

Por ejemplo, los materiales que se usaban antes en los portales son diferentes a los de ahora, yo me voy a ir muy directamente a la columna vertebral del portal, que mucha gente no la conoce, que yo recuerdo que mi papá nos decía cuando éramos jóvenes, la base del portal que es lo que representa.

TAMBIEN:  Porqué bajonazo histórico del petróleo no provocará disminución en combustibles

En todos los portales usted va a encontrar un caminito que se dirige donde está el Niño, abriendo los brazos, recibiendo a todos sus hijos que somos nosotros. Entonces, él está en el portal y usted va encontrar un caminito que lleva patos, gallinas, cabritos, ovejas, todas esas cosas es lo que representa la humanidad.

Entonces van acercándose al portal, es un umbral donde hay que cruzar; donde hay una barandita y al otro lado está la Sagrada Familia, como la presentan desde hace muchos años, como está en el evangelio de San Mateo, la Virgen Santísima, San José y el Niño Jesús Salvador del Mundo, siempre viene la mulita y el buey acompañándolos.

¿Desde que edad aprendió el Rosario del Niño?

He visto tantos portales y me aprendí el rosario desde los 5 años, siempre se rezaba a las seis de la tarde, pero en mi casa no sé por qué, se rezaba a las ocho de la noche, éramos menos dormilones, pero era una cosa de todos los días del año.

Usted pasaba por una casa y allí rezaban, en la otra y en la siguiente también a la misma hora o a horas diferentes y se volvían a rezar a cuanto rosario lo invitaban a uno, no había quite.

Entonces allí me hice rezador hasta el día de hoy ¡Y me gustan mucho los rosarios del niño!, porque es un rosario alegre , que trae muchas anécdotas y que se presta para eso, no como un rosario de animas que es totalmente distinto, muchos recuerdos, muchas lágrimas que hacen que choque a la gente y hace daño recordar.

¿Qué materiales usaban para hacer el portal?

Nosotros aprendimos a hacer los portales con mi papá. Y cuando uno conversa con personas de ahora, y les dice como eran esos portales y enseño una foto vieja y les dice este papel era encerado, no le creen.

La gente compra ahora en las librerías, lo traen a la casa para ponerle unos chinches y el portal se hace como en 10 minutos. Yo duro haciendo el portal mío un mes, es un mes del año que yo saco para hacer el portal. El portal que yo hago trae unas cosas de una casa, de otra, y de otra más.

En el tiempo que yo empecé hacer los portales con mi papá eran encerados y los había muy finos, eran de gangoche y la manta era solo blanca. Cuando los trajeron los de la Colonia Española, ellos se llamaban los mantudos porque esos eran vestidos con manta blanca. Después eran mantas de colores y combinaciones y cosas así, en las camisillas de los chiquitos pobres, colchitas que hacían.

TAMBIEN:  Mantienen multa pero no quitan placas y ni puntos

Eso vino cambiando; empezaron a comprarse los encerados, que vinieron del papel y con colores ¡muy lindos!, pero lo más grande que tenían era con el amor con qué lo hacían, era lo grande del portal, ver a una persona trabajando un día, donde no le estaban pagando nada, gastando plata de su bolsa.

Uno no se puede apartar de la realidad, para estar alegres todo el día, tenía una botellila con un trago guardada, al “despiste” como dicen ahora, le daba una vuelta, alcánceme esas tachuelas o présteme el martillo, cuando uno se movía se tomaban un trago sin que uno se diera cuenta y al rato los veía todos alegres.

Yo veía a mi papá sosteniendo con el dedo una pared, una pieza del portal de papel para que no la botara el viento, hasta que la goma se secaba y ahora hay cosas que secan instantáneamente, esa gente que hacía portales antes, realmente yo los admiro, por la paciencia que hay que tener para hacer eso.

En los rezos del niño hay un montón de cambios. Yo soy un rezador muy viejo y sigo haciéndolo con los villancicos de antes, porque ahora las canciones que se cantan son otras. Yo llego a la misa y me hace falta oír las canciones de antes, me gustan más que las de ahora, los himnos eucarísticos, nadie sabe uno ahora, entonces no entiendo.

Volviendo lo de los portales, se acostumbra hacerle una casita al niño, de esa casita partía el camino, ese es el pueblo peregrino que viene caminando al encuentro del Salvador que está recibiéndolo con los brazos abiertos entonces eso representan esos animalitos que yo dije hace un rato que venían en el camino, todo lo que usted se quiera imaginar.

¿Cómo era la devoción hacia los rezos del niño?

Eso tenía que ver con las modas de ese tiempo, que llegaban con rebozo, como se usaba la ropa, como se acomodaban. Siempre había un lugar cercano al portal donde estaba la señora de la casa y ella era la que decía a qué hora empezaba.

¿Qué tipo de comida se servía?

Si toma una poesía, una conchería de Aquileo Echeverría, antes del año 1900, entonces se va a encontrar que siempre se refirieron al portal, los que escribían. Se repartían cajetas, empanadas, picadillos de chayote.

TAMBIEN:  OIJ detiene a nueve por compartir "cochinadas"

Le decían a uno usted va donde Rubén Alcázar en Dulce Nombre y viera que rico lo que dieron. Va donde don Ángel Abarca al bajo Concepción y viera que rico lo que dan en esa casa, donde don Enrique Álvarez también en Concepción, donde Rafael Sánchez, los Cordero, los Cervantes.

¿Qué se rezaba don Raymundo en esos tiempos?

Una cosa que siempre he recordado y se sigue viendo toda la vida, es que lo más importante del rezo del niño es el “Alabado”, no se puede considerar un rezo del niño sino existe el Alabado, se hacen los 5 misterios con las 10 Aves Marías, los Padres Nuestros que es uno en cada misterio, se hace la alusión siempre en los rezos de cuando nació el niño, que son los Ministerios Gozosos del Santo Rosario.

No son los gloriosos que hablan de la resurrección, ni los dolorosos que hablan de la Pasión de Jesús ni los luminosos que hizo Juan Pablo II que no habla del nacimiento del Jesús. No importa el día que sea, los misterios son los que hablan del nacimiento.

Otras costumbres que tenían los rezos del niño.

Ahora, la gente llega como si fuera una fiesta, como a los hombres solteros llegaban a conversar con las chiquillas y las más bonitas, la costumbre era que los muchachos llegaban bien arreglados, hay muchos cambios. Ahora llegan en pantaloneta. Antes llegaban en vestidos enteros, corbata, los hombres jóvenes vistiendo muy bonito y un deseo muy grande que las muchachas se sintieran alagadas con la presencia de ellos.

¿Qué canciones se cantaban?

Nosotros hacemos un rezo del Niño, hacemos la preparación con la oración del día, vamos a ofrecer el rosario por los que están presentes, por los vecinos que tienen buena salud, por los que están enfermos, por los han partido al más allá.

Para todas las personas que vivamos alegres, que la tradición nunca termine y siga para toda la vida, que no termine, hay que mantener las cosas que a la gente le gustan. Entonces a como lo hago yo, en cada misterio le cantamos una canción al niño, que la cuestión de los villancicos. El nombre de Villancico viene de “villa” es la alegría de la villa, la gente se alegraba, quiere decir que la villa estaba alegre, ellos cantan, se unen, se divierten, comen cosas y las disfrutan, por eso debe prevalecer, la tradición vive.

Para concluir este reportaje que les hemos traído, don Raymundo nos deleitó con algunos pedacitos de canciones que se cantan en los Rezos del Niño.

Eledith Díaz

Bachiller en Periodismo y Licenciada en Comunicación de Masas de la Universidad San Judas Tadeo. Me encanta escribir y tengo muchos sueños y metas por cumplir...

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba