La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el juicio político contra Donald Trump

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este miércoles el juicio político contra el presidente Donald Trump. De momento, sus miembros lo encontraron culpable de uno de los dos cargos de los que se lo acusaba: abuso de poder. El voto respecto del otro, obstrucción al trabajo del Congreso, está en proceso.

El apoyo a cada lado fue estrictamente partidario. Con la excepción de dos representantes, todos los miembros del partido demócrata apoyaron la iniciativa, mientras que sus homólogos republicanos la rechazaron.

El proceso ahora continuará en el Senado, donde se necesita el voto de dos tercios de todos los miembros de la cámara para efectivamente remover al Presidente de su puesto. Allí los republicanos tienen mayoría, y sus líderes ya han anticipado en reiteradas ocasiones la intención del partido de votar en contra de la acusación.

Trump, por su parte, ha mantenido siempre su inocencia. El Presidente se mantuvo activo en sus redes sociales durante buena parte del día, replicando mensajes que apoyaban su inocencia y publicando otros propios: “¡Mentiras atroces por parte de los demócratas! Son izquierdistas radicales y vagos. ¡Esto representa un asalto contra los Estados Unidos y contra el partido republicano!”, expresó Trump, que se ha mostrado abierto a comparecer frente al Senado, donde enfrentaría un ambiente más cordial que en la Cámara Baja.

TAMBIEN:  Esto reporta la Policía de Tránsito y Fuerza Pública sobre manifestaciones

El Presidente ha apuntado en particular contra la líder del partido demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi. El martes publicó una dura carta donde la acusó de “minar la democracia” del país con el proceso en su contra.

Ustedes son los que interfieren con las elecciones estadounidenses. Ustedes subvierten la democracia. Ustedes obstruyen la Justicia. Ustedes le traen dolor y sufrimiento a la República por su beneficio personal y partidario”, expresó en un párrafo, ilustrativo del sentimiento que dominó la carta.

Pelosi, por su parte, expresó al dar inicio al debate en la Cámara Baja que “el Presidente es una amenaza constante a nuestra seguridad nacional”.

Las investigaciones se abrieron luego de que un denunciante anónimo del gobierno reportara como inapropiada una conversación telefónica entre Trump y Volodimir Zelensky, presidente ucraniano. En la llamada, el estadounidense le pidió “un favor”: que investigue a Hunter Biden, el hijo del ex vicepresidente y precandidato Joe Biden, por su trabajo con la compañía de gas ucraniana Burisma. En ese momento, EEUU tenía en suspenso una asistencia militar de casi USD 400 millones. Cuando Trump se enteró de la denuncia, liberó el dinero.

Los demócratas habían analizado la idea de acusar a Trump también por cargos de soborno, obstrucción de la justicia e incluso traición, pero analistas consideraron que eso podría politizar demasiado el debate y requerir evidencias de mayor peso. Por ello, optaron por enfocarse en los dos artículos más directos y con mayores pruebas contra el presidente, complicando la tarea de la defensa.

Si la Cámara Baja vota a favor de destituir a Trump (posiblemente la próxima semana), el presidente estadounidense se convertiría en el tercer mandatario en ser sometido a un juicio político. Los anteriores fueron Andrew Johnson, en 1868, y Bill Clinton en 1998. En 1974, Richard Nixon, ante la cierta posibilidad de ser destituido como consecuencia del escándalo de espionaje conocido como “Watergate”, renunció antes de enfrentar el proceso. Nixon había sido acusado de tres crímenes, dos de los cuales fueron abuso de poder y obstrucción del Congreso.  Fuente: INFOBAE

Redacción

El Periódico El Guardián tiene 10 años, pionero en el periodismo independiente. "El deber de un periodista es informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentar el odio o la arrogancia" Ryszard Kapuscinski

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba