Historia de horror terminó en condena

46 años de cárcel

Historia de horror que terminó en condena. El Tribunal Penal de Limón encontró a  Caín Gutiérrez Alfaro responsable del homicidio de Walter Nelson Antay Rodríguez, por lo que fue sentenciado a 46 años de cárcel.

El Tribunal también ordenó anular las escrituras que había realizado Gutiérrez para quedarse con los bienes del ofendido, por lo que las propiedades deben regresar a nombre de Antay.

Este despacho había solicitado condenatoria en contra de dos mujeres de apellidos González Rodríguez y Alfaro Silva, así como de un hombre apellidado Baltodano Gutiérrez, por el presunto delito de falsedad ideológica.

El Tribunal dictó una sentencia absolutoria a favor de estas personas, por lo que la Fiscalía está a la espera de recibir la sentencia integral para analizarla y determinar si apela o no la resolución.

El día de los hechos

La acusación ​expuesta en juicio señaló que el imputado Gutiérrez Alfaro elaboró un plan que le permitió apoderarse de los bienes y propiedades de la víctima sin levantar sospechas de sus familiares y ni de las autoridades.

Desde marzo del 2011, estando en Estelí Nicaragua, el imputado dio muerte a Rita Raquel Rostrán Fajardo, quien había sido pareja de Antay, y la sepultó en su propia vivienda. 

Posterior a la muerte de la ofendida, Gutiérrez, mediante datos falsos, suscribió en Nicaragua un poder que le permitiría hacerse cargo de los bienes y negocios de la ofendida y, además, se hizo cargo de la guarda y crianza del hijo de la mujer, quien además es hijo de la víctima de esta causa.
En abril del 2016, el acusado ingresó a Costa Rica de manera irregular, en compañía del hijo de los ofendidos; ambos llegaron a Limón, propiamente a la casa de Antay, donde Gutiérrez se ganó la confianza del hombre y se involucró en sus actividades comerciales, así como en su entorno social y familiar.

La Fiscalía indicó que, como parte del plan, el 31 de julio del 2018, el imputado se presentó al Registro Civil, sede Limón, donde indujo a error al registrador, quien insertó una fotografía de Gutiérrez en el documento de identificación del hijo de Antay.

TAMBIEN:  Carne de cerdo de consumo nacional no está en peligro
Posteriormente, entre el 01 de setiembre y el 12 de diciembre del 2018, el imputado utilizó un arma de fuego y asesinó a Antay, tras dispararle en el tórax. Luego ocultó el cuerpo de la víctima en bolsas plásticas y lo introdujo a un congelador que estaba en la casa del ofendido.
La acusación fiscal permitió acreditar que, para desviar la atención de los familiares y amigos del ofendido, Gutiérrez les hizo creer que la víctima se había ido de Limón y que lo había dejado a cargo de todas sus propiedades y de la custodia de su hijo.
Entre el 17 de octubre y el 12 de diciembre del 2018, el imputado hizo algunos trámites administrativos y, a pesar de la ausencia de Antay, consiguió una autorización para elaborar unos poderes sobre las propiedades de la víctima.
 

De esta manera, con los documentos falsos, el imputado logró hacer el traspaso de patente del local que pertenecía al ofendido, así como hacer otros trámites para quedarse con otros bienes.

Mientras la sentencia queda en firme, Gutiérrez permanecerá en prisión preventiva.

Redacción

El Periódico El Guardián tiene 10 años, pionero en el periodismo independiente. "El deber de un periodista es informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentar el odio o la arrogancia" Ryszard Kapuscinski

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba