Entre autoconciertos y FB Live, los músicos nacionales viven la pandemia del COVID-19

La “nueva normalidad” hace que los músicos costarricenses tengan que reinventarse una y otra vez, ya que la posibilidad de realizar conciertos con presencia física está completamente fuera de la realidad hasta que las autoridades sanitarias lo permitan.

Si antes de la pandemia, vivir de la música en nuestro país era para un grupo selecto de músicos; hoy todos deben remar bajo la no presencia de público y deben ajustarse a los autoconciertos o presentaciones musicales en directo a través de plataformas como FB Live o Youtube.com

El cuarteto Gandhi, por ejemplo, realizó un autoconcierto en las instalaciones de Parque Viva la noche del sábado anterior pero ¿Qué significa esto?

Primero, los asistentes se trasladan y se mantienen dentro del automóvil, cual si fueran burbujas y deben cumplir el estricto protocolo sanitario que se resumen en: “se puede bajar del carro solo para ir al baño”. Evidentemente hay toma de temperatura al ingreso y se indica que ante cualquier eventualidad se encienden las luces de emergencia y un asistente de producción colaboraría en lo pertinente.

Segundo, “vivir” un concierto en un automóvil implica que aplaudir antes o después de una canción, se hace tocando la bocina ¡Bendita nueva normalidad! Además, el cambio de luces en repetidas ocasiones significa júbilo y alegría. En el mejor de los casos, las personas pueden sacar sus brazos en señal de felicidad y si tienen “quema cocos” pueden sacar el celular y tener una mejor fotografía o vídeo de recuerdo.

TAMBIEN:  Johnnie Walker brinda por un mundo lleno de posibilidades en su nuevo comercial “Astronauta”

Tercero, la calidad del sonido es completamente diferente, ya que usando la tecnología quienes están dentro de las instalaciones pueden sintonizar una frecuencia de radio (en de Gandhi fue 105.3 FM) y escuchar su música preferida.

Claramente bajo ésta modalidad hay logística y detalles de producción que cuidar, como luces y proyección de vídeo, necesarios para generar una experiencia placentera al asistente pero nunca se acercará al compartir entre los asistentes y los artistas. Sí, también se vende comidas y bebidas que son preparadas en el lugar y obvio se ordena por un mensaje de WhatsApp y se cobra con tarjeta bajo la modalidad: sin contacto.

La otra forma

Las plataformas virtuales permiten generar conciertos pero son más fríos que un autoconcierto y en algunos casos, los artistas sino tienen patrocinios, pues, ponen a disposición del público sus cuentas bancarias para transferencias o recuerdan la facilidad del SINPE Móvil; una y otra vez.

Lo anterior, lo hizo el 05 de diciembre y 14 de noviembre, Balerom. Él aprovecha que tiene más de 120 mil seguidores y lanza su música a través de su FB Live.

Pronto la nueva normalidad pase y regresen los conciertos como alguna vez se disfrutaron ¡En directo!

Cristhian Laidley

Periodista y Relacionista Público se traduce en 4 x 4 en temas comunicación. Con experiencia en medios, organizaciones y emprendimientos. Un hobby: ser profe de comunicación y mercadeo. Comencé allá por 1998 a trabajar en comunicación con apenas 17 años.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba