Elguardian.cr no se apunta más a ese Show Presidencial

Editorial. 27 de junio del 2020. Elguardian.cr decidió hace 30 días no volver a participar de las conferencias de prensa en Casa Presidencial como protesta a lo que consideramos un juego de abierta manipulación política.

Y lo denunciamos públicamente, El Gobierno de la República manipula todo lo que puede, y a pesar de que muchos medios están alineados, cuando intentan salirse de la fila les recuerdan que ellos son los dueños del juego.

Esta vez le tocó a Repretel, y Multimedios, pero ya otros sufrieron la arbitrariedad de una conferencia de prensa que no es tal, sino es una mesa de declaraciones gratuitas para hacer propaganda al Gobierno en todos los medios de comunicación.

Desde hace días, el tema Covid-19 podría hacerse con un sencillo comunicado de prensa, y una vez por semana permitir la intervención de los medios de comunicación, pues actualmente no está permitido el libre ejercicio de la prensa.

El remedo de conferencia de prensa es eso, un remedo, al mejor estilo de Donald Trump, y su ejercicio de manipulación mediática, con humillación incluida como lo vivieron en carne propia ahora Repretel y Multimedios.

El repreguntar es vital para el buen ejercicio del periodismo, pues permite darle contexto, y como limitan las preguntas el funcionario dice lo que quiere y no lo que se le pregunta. Por eso en la opinión pública se forman juicios de valor que no son sanos.

La llegada de Agustín Castro al Ministerio de Comunicación, no ha denotado mejoras en el relevo de Nancy Marín, cuya cero o casi nula experiencia en medios de prensa hacía entender su proceder limitado.

Los chats creados para consultar preguntas no funcionan; simplemente se consulta y como en el «meme» su mensaje ha sido efectivamente ignorado.

Es tan grave, que algunos periodistas de medios amigos del Gobierno, censuran a periodistas de los otros medios que cuestionan o preguntan más allá.

El Ministerio de Salud usa una línea de correo electrónico para atender las consultas y nuestra experiencia señala que o no contestan o lo hacen demasiado tarde.

La Prensa de ese Ministerio escoge voceros y a que medios contestarle y a qué medios ignorar. Aseguran que tienen listas de espera de semanas o meses, pero con excepciones para sus medios aliados.

Otro Ministerio donde castigan si un medio se les sale del canasto es el Ministerio de Seguridad Pública, donde su jefe dice que y a quien contestar, e incluso usa chat privado para reclamar.

Ni que se diga del uso de la publicidad como forma de premio o castigo, sobre todo en medios regionales donde ellos mismos se autocensuraron para intentar conseguir el favor de la publicidad del Gobierno.

Formabamos parte de un Grupo Denominado Periodismo Independiente costarricense donde una vez sacamos un editorial y una de las periodistas que formaba parte del grupo nos pidió eliminarlo o al menos recortar las críticas porque si no peligraba la publicidad.

Utilizar la publicidad como premio o castigo es de las más vulgares jugadas políticas contra los medios independientes, y lo hacen cada vez que se puede.

El Presidente Carlos Alvarado sale a dar entrevistas a medios extranjeros para hablar de Derechos Humanos y nosotros tenemos lo que va de la Administración suya y la anterior de Luis Guillermo Solís para pedir un espacio privado sin conseguirlo, solamente porque estamos fuera del canasto.

Habrá uno que otro capaz de justificar tal sarta de sandeces bajo la lupa de que su medio es muy pequeño, o insignificante, cuando ellos andan con la Biblia de Derechos Humanos bajo el brazo.

Definan, violar la libertad de prensa no es acaso una violación a Derechos Humanos básicos.

O acaso ustedes consideran que las minorías no somos importantes, pues eso confunde aún más cuando defienden a muerte otros grupos de interés obviamente minoritarios, pero a la prensa disidente no.

La bulla ahora es comparsa de dos medios televisivos, pero como denunció valientemente la periodista de Diario Extra Sharon Cascante, se lo hicieron al veterano periodista Edgar Fonseca con su medio «Puro Periodismo» y no pasó nada.

Nosotros como medio de comunicación independiente nos negamos a formar parte de un show mediático montado en principio por razones justas y ahora manipulado a más no poder.

El Gobierno de Carlos Alvarado es candil en la calle, oscuridad en la casa, al violentar principios básicos de libertad de prensa.

Lo que le pasó a Repretel y Multimedios es sencillamente la punta del iceberg, pero debajo hay muchas más acciones ocultas o manipuladas.

 

Comentarios

comentarios