Desarrollan por primera vez un órgano humano dentro de un animal

Un equipo de científicos ha desarrollado, por primera vez, embriones de cerdo cuyos riñones contenían un 50–60% de células humanas y que, tras 28 días de gestación en ese animal, mostraban una estructura perfectamente normal para su fase de desarrollo.

Desarrollan por primera vez un órgano humano dentro de un animal

Se trata de los llamados embriones quimera, que contienen células de dos especies, en este caso de humano y cerdo, una nueva línea de investigación en la aún lejana posibilidad de generar órganos humanos en otros animales para trasplantes.

El equipo de investigadores, procedentes de China pero en el que también ha participado el español Miguel Ángel Esteban, ha publicado sus resultados en la revista Cell Stem Cell, la cual señala que es la primera vez que se logra cultivar un “órgano sólido humanizado” en otra especie, aunque sí se han usado métodos similares para generar tejidos humanos como sangre o músculo esquelético en cerdos.

Así, el equipo de científicos, encabezado por los Institutos de Biomedicina y Salud de Guangzhou de China, creó con éxito esos embriones quiméricos y los transfirió a cerdas, donde  ha conseguido que los riñones humanizados en desarrollo presentaran una estructura y una formación de túbulos normales al cabo de 28 días.

El riñón, primer órgano en desarrollarse

Los investigadores se centraron en los riñones porque son uno de los primeros órganos en desarrollarse y también son los más trasplantados en medicina humana. Hasta ahora se habían producido solo órganos de rata en ratones y viceversa, pero los intentos de cultivar órganos humanos en cerdos no habían tenido éxito.

TAMBIEN:  Realizan primer trasplante de un riñón de cerdo modificado a un paciente vivo

Así, el equipo chino probó un enfoque que mejora la integración de las células humanas, explicó a la revista Liangxue La, coordinador del estudio. El primer paso fue crear un “nicho” dentro del embrión porcino para que las células humanas no tuvieran que competir con las de cerdo.

Para ello, usaron la herramienta de edición genética CRISPR, con la que diseñaron un embrión unicelular porcino al que le faltaban dos genes necesarios para el desarrollo renal. Después, diseñaron células madre pluripotentes humanas (que tienen el potencial de convertirse en cualquier tipo de célula) para hacerlas más susceptibles a la integración.

Antes de implantar los embriones en desarrollo a las cerdas, los investigadores cultivaron las quimeras en condiciones optimizadas para proporcionar nutrientes y señales únicas tanto a las células humanas como a las porcinas, ya que suelen tener necesidades dispares.

1280 embriones en 13 animales

Los investigadores transfirieron así 1.820 embriones a 13 animales y al cabo de un periodo de entre 25 o 28 días, interrumpieron la gestación y extrajeron los embriones para evaluar si las quimeras habían logrado producir riñones humanizados.

Se analizaron cinco embriones quiméricos (dos de 25 días de implantación y tres de 28 días) en los que los riñones humanizados eran “estructuralmente normales para su fase de desarrollo y estaban compuestos por un 50-60% de células humanas”, agrega la nota.

TAMBIEN:  España derrotó a Inglaterra y conquista su primer Mundial femenino

Los riñones estaban en la etapa de mesonefros (la segunda etapa del desarrollo renal); habían formado túbulos y brotes de células que eventualmente se convertirían en uréteres que conectarían el riñón con la vejiga.

El equipo investigó además si había células humanas en otros tejidos de los embriones, lo que podría tener implicaciones éticas, sobre todo si se encontraban abundantes células humanas en tejidos neurales o de la línea germinal y los cerdos llegaran a término. Sin embargo, lo que encontraron los investigadores es que las células humanas se localizaban, sobre todo, en los riñones, mientras que el resto del embrión estaba compuesto por células porcinas.

“Si se crea un nicho en el embrión porcino, las células humanas van a parar de forma natural a esos espacios”, ha explicado el autor principal del proceso, Zhen Dai, del Instituto de Biomedicina y Salud de Guangzhou. El investigador ha asegurado también que vieron “muy pocas” células neuronales humanas en el cerebro y la médula espinal y “ninguna” en la cresta genital, lo que indica que “las células madre pluripotentes humanas no se diferenciaron en células germinales”.

Una nueva vía de investigación

Este trabajo aporta “avances importantes en una de las vías que más interés ha suscitado a lo largo de los últimos años” para desarrollar un modelo de producción de órganos aptos para trasplante mediante el uso de cerdos como animal vehicular. Es lo que opina el nefrólogo español Rafael Matesanz, ajeno al estudio.

TAMBIEN:  Esto fue lo que encontraron Científicos en una placenta humana

El creador de la Organización Nacional de Trasplantes, citado por Science Media Centre (una plataforma que ofrece fuentes científicas a los periodistas), ha recordado con este proceso las investigaciones pioneras del científico español Juan Carlos Izpisúa, que demostró la posibilidad de hibridación entre dos especies.

Generar otros órganos

El equipo de investigadores chinos quiere ahora permitir que los riñones humanizados se desarrollen durante más tiempo y trabajan para generar otros órganos humanos en cerdos, como el corazón y el páncreas. Aunque el objetivo a largo plazo es optimizar esta tecnología para el trasplante de órganos humanos, el equipo reconoce que el trabajo será complejo y podría llevar muchos años.

Cultivar un órgano humanizado plenamente funcional en un cerdo requeriría además algunos pasos adicionales porque los órganos se componen de múltiples tipos de células y tejidos.  Fuente: EFE.

Más noticias en El Guardián

Redacción

El Periódico El Guardián pionero en el periodismo independiente. "El deber de un periodista es informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentar el odio o la arrogancia" Ryszard Kapuscinski

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba