De noche y bajo la lluvia: los entierros “exprés” que realiza Nicaragua para ocultar muertos por Covid-19

Apenas cae la noche, los carros fúnebres hacen fila frente a un cementerio de la capital de Nicaragua en plena pandemia de coronavirus que, según organismos independientes y de derechos humanos, ha dejado muchas más víctimas de las que reconoce el régimen de Daniel Ortega.

Después de una larga espera, uno de los vehículos ingresa al camposanto Jardines del Recuerdo donde, bajo una fuerte lluvia, viento y truenos, los trabajadores de la funeraria se desinfectan y luego entregan un ataúd sellado a cuatro sepultureros.

Tres de ellos bajan el cuerpo a una fosa, a la tenue luz de un foco, mientras otro les aplica desinfectante para evitar el virus.

En las últimas semanas, se han realizado decenas de esos entierros aprovechando la discreción de la noche.

Cifras del Ministerio de Salud indican que Nicaragua ha registrado 1.464 contagios del coronavirus y 55 fallecidos, mientras el independiente Observatorio Ciudadano contabiliza más de 5.000 contagios y de 1.000 muertos desde marzo.

Más de 30 sociedades médicas y organismos de derechos humanos y civiles han acusado al régimen de Daniel Ortega de ocultar la verdadera dimensión de la pandemia y de negarse a decretar una cuarentena y a practicar test masivos, exponiendo a la población a contagios.

“La falta de transparencia del régimen” que encabeza Ortega con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, “refleja una voluntad de esconder la realidad de las personas que han fallecido a causa del virus”, denunció el pasado jueves la Federación Internacional por los Derechos Humanos (FIDH), con sede en París.

La opositora Coalición Nacional, que aglutina a las principales fuerzas disidentes de Nicaragua, denunció este lunes a Ortega ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por supuestamente llevar al país a una situación de “riesgo de muerte masiva” con la pandemia, y solicitó que designe un enviado especial.  Fuente: INFOBAE

Redacción

El Periódico El Guardián tiene 10 años, pionero en el periodismo independiente. "El deber de un periodista es informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentar el odio o la arrogancia" Ryszard Kapuscinski

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba