Comenzó el juicio político contra Donald Trump en el Senado de EEUU

Escuchar esta noticia

Los siete legisladores que harán de fiscales en el juicio político al presidente Donald Trump leyeron este jueves ante el Senado los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso, con lo que legalmente comenzó el proceso en esta cámara, aunque hasta el martes el conocido en inglés como “impeachment” no se iniciará de facto.

Como estipula la ley, el presidente del Tribunal Supremo, el juez John G. Roberts, juró este jueves como jefe de la Cámara Alta, en sustitución del vicepresidente Mike Pence, durante el juicio político. Y los 100 legisladores del Senado también juraron como miembros del “jurado” en este proceso.

Trump se encuentra acusado de abusar su poder al presionar a Ucrania para investigar al candidato presidencial demócrata Joe Biden, potencial contrincante suyo en las elecciones que tendrán lugar a finales de este año, y por obstaculizar las investigaciones iniciadas por el Congreso una vez comenzado el proceso investigativo.

En la votación del miércoles también se aprobaron los siete representantes de la Cámara Baja que actuarán como fiscales del proceso. Todos son demócratas y entre ellos se encuentran los presidentes de los comités de Inteligencia y Judicial, Adam Schiff -quien oficiará como fiscal jefe- y Jerrold Nadler, donde se llevaron a cabo las etapas investigativas preliminares del proceso.

Una vez en el Senado, los siete demócratas presentaron la acusación y fundamentaron las razones por las que consideran que el mandatario debe ser declarado culpable. El juez será John Roberts, presidente de la Corte Suprema de Justicia, y su función será la de presidir las audiencias y eventualmente señalar si se comete alguna irregularidad.

La secretaria de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Cheryl Johnson, y el sargento de armas de la Cámara de Representantes, Paul Irving, llevan dos artículos de impugnación contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una procesión con los siete gerentes de impugnación de la Cámara de Representantes de Estados Unidos a través de la Sala de Estatuas en el Capitolio de Estados Unidos en Washington, Estados Unidos, el 15 de enero de 2020 (REUTERS/Jonathan Ernst)
La secretaria de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Cheryl Johnson, y el sargento de armas de la Cámara de Representantes, Paul Irving, llevan dos artículos de impugnación contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una procesión con los siete gerentes de impugnación de la Cámara de Representantes de Estados Unidos a través de la Sala de Estatuas en el Capitolio de Estados Unidos en Washington, Estados Unidos, el 15 de enero de 2020 (REUTERS/Jonathan Ernst).

El jurado está compuesto por los 100 senadores, que al final tendrán que votar si condenan o absuelven al Presidente. Se requiere el voto de 67 de ellos para efectivamente destituirlo y, considerando que los 53 republicanos han expresado su voluntad de encolumnarse detrás del argumento presentado por la Casa Blanca, las chances de que la acusación sea fructífera son extremadamente bajas.

Los documentos incluyen copias de mensajes de texto y otro tipo de comunicaciones, incluyendo una carta manuscrita que expresa: “Lograr que Zalensky (por el presidente ucraniano, Zelensky) anuncie que el caso Biden será investigado”. En concreto, se refería a la hipótesis por que conecta a la empresa de gas ucraniana Burisma -en la cual el hijo de Biden, Hunter, ocupaba un cargo directivo- con hechos de corrupción.

El presidente ucraniano, Volodomyr Zelensky junto al presidente de EEUU, Donald Trump, durante una reunión en Nueva York al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas (Photo by SAUL LOEB / AFP)

El presidente ucraniano, Volodomyr Zelensky junto al presidente de EEUU, Donald Trump, durante una reunión en Nueva York al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas (Photo by SAUL LOEB / AFP)

También hay intercambios de mensajes con el ex fiscal general ucraniano, Yuri Lutsenko, en el que parecen discutir la posibilidad de investigar a los Biden a cambio de la remoción de la ahora ex embajadora en el país, Marie Yovanovitch. Y una comunicación con un representante republicano, Robert F. Hyde, quien aseguró tenerla bajo vigilancia física y electrónica.

La embajadora fue efectivamente trasladada en mayo de 2019, luego de que que se le comunicara que Trump había perdido confianza en ella. Durante una audiencia en el marco del proceso del juicio político, Yovanovitch aseguró que figuras ucranianas que se sentían amenazadas por su lucha contra la corrupción en el país fueron quienes buscaron su salida.

A su vez, esta semana el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, indicó en diversas entrevistas que estuvo detrás de la salida de la embajadora y proporcionó al presidente información que presuntamente demostraba que impidió investigaciones que pudieron beneficiar políticamente a Trump. “Forcé su salida porque es corrupta”, dijo Giuliani en una entrevista con Fox News.

Rudy Giuliani (shutterstock)
Rudy Giuliani (shutterstock)

Uno de los documentos es una carta de Giuliani en la que intenta concertar una reunión con el presidente ucraniano y, según indica, lo hace con el conocimiento y beneplácito de Trump. No obstante, los partidos continúan chocando respecto a la posibilidad de usarlos en el proceso.

En diálogo con la prensa, Adam Schiff destacó la información contenida en los documentos y urgió a la Casa Blanca a entregar toda la evidencia solicitada. “Solo hemos obtenido una pequeña muestra del universo de documentos que el Presidente está reteniendo. Si el señor McConnell quiere seguir el modelo Clinton, debe recordar que todos los documentos fueron entregados antes del juicio”.

Los demócratas han destacado la decisión de dilatar el envío de los artículos al Senado, en vez de hacerlo inmediatamente después de aprobar los artículos en la Cámara Baja. Aseguran que ello le permitió acceder a los documentos que fortalecen su caso. “El tiempo ha sido nuestro amigo en todo este tema porque ha provisto evidencia incriminatoria y más verdad al ojo público”, expresó Pelosi.

El próximo asunto en contención será la posibilidad de llamar testigos al Senado. Los demócratas tienen la intención de llamar funcionarios y ex funcionarios de la Casa Blanca mencionados en el caso y que rechazaron comparecer ante la Cámara, tales como el ex asesor de seguridad nacional, John Bolton y el jefe de Gabinete, Mick Mulvaney.

En todo caso, la norma es que los testigos no sean interrogados directamente por las partes y por los senadores, sino que estos elaboren preguntas por escrito, que luego son leídas en voz alta por el juez.  Con información de AFP e Infobae

Redacción

El Periódico El Guardián tiene 10 años, pionero en el periodismo independiente. "El deber de un periodista es informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentar el odio o la arrogancia" Ryszard Kapuscinski

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba