Ataúd de fallecidos por Covid-19 deberá ser sellado con clavos

El Ministerio de Salud dio a conocer los nuevos lineamientos para las empresas funerarias y cementarios públicos y privados de todo el territorio nacional, como parte de las acciones preventivas y de mitigación dictadas por el Ministerio de Salud para la atención de la alerta por COVID-19.

Una vez terminado el procedimiento de manejo de los cadáveres en el centro hospitalario o en caso necesario posterior a una autopsia médico legal en Patología Forense para los casos en investigación, probables o confirmados en el marco de la alerta sanitaria por Coronavirus (COVID-19).

La entrega del feretro a los familiares o empresa fúnebre se da bajo las siguientes indicaciones:

•Tras la correcta introducción del cadáver en la doble bolsa hermética, desinfección y sellado de la misma, la manipulación exterior de ésta o del ataúd que la contenga no implica riesgos.

•Queda absolutamente prohibido realizar apertura de la bolsa de embalaje para limpieza, preparación o embalsamamiento del cadáver.

El cadáver contenido en la bolsa de embalaje hermética y previa desinfección exterior de la misma, puede introducirse en un féretro normal, y debe ser sellado con clavos por parte del personal de las funerarias en el sitio de entrega, y el mismo será el utilizado para la inhumación, es decir no se podrá cambiar el ataúd utilizado.

• El personal de funerarias que vaya a manipular los restos humanos debe ponerse el equipo de protección personal en el lugar donde vayan a recoger los restos humanos. Si el cuerpo que van a recoger ya fue embalado en doble bolsa, el Equipo de Protección personal necesario incluye: guantes, mascarilla quirúrgica, y bata desechable y debe usarlo durante el proceso de recolección y quitárselo de inmediato cuando concluyan este procedimiento. Para este fin, cada funeraria deberá contar con su propio equipo de protección personal y serán responsables de la adecuada disposición final delequipo de protección solicitado.

TAMBIEN:  Hacienda se compromete a nueva reducción de gasto primario por ¢150 mil millones

• Después de que el personal de la funeraria introduzca el ataúd dentro del carro funerario, podrá quitarse el equipo de protección personal y desecharlo en los basureros correspondientes para bioinfecciosos, los funcionarios de las funerarias deberán lavarse las manos de inmediato de acuerdo con el protocolo establecido.

La disposición final por entierro puede hacerse por las condiciones habituales, pero en ninguna circunstanciase debe abrir el ataúd. Además deberán restringir la aglomeración de personas a la hora de proceder con el entierro o al cierre de bóveda o nicho.

Redacción

El Periódico El Guardián tiene 10 años, pionero en el periodismo independiente. "El deber de un periodista es informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentar el odio o la arrogancia" Ryszard Kapuscinski

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba