Noche de terror en Argentina: un muerto, 3 graves y gases lacrimógenos en el Gimnasia-Boca

Noche de terror se vivió en un estadio de Argentina durante el partido entre Gimnasia y Esgrima de la Plata ante Boca Juniors. Por el momento van un muerto, un camarógrafo herido con balas de goma, cientos afectados por los gases lacrimógenos y una nueva página negra al deporte más hermoso del mundo.

Noche de terror en Argentina: un muerto, 3 graves y gases lacrimógenos en el Gimnasia-Boca

El partido que Boca Juniors llevaba a cabo en La Plata ante Gimnasia quedó suspendido a los 9 minutos por graves incidentes fuera del estadio y que dejaron como saldo lamentable la muerte de un hincha. Se trata de César Regueiro, de 56 años, quien falleció de un paro cardíaco mientras era trasladado al hospital.

El encuentro entre dos grandes protagonistas de La Liga Profesional fue interrumpido cuando los jugadores comenzaron a sentir los efectos de los gases lacrimógenos que lanzó la policía bonaerense por choques fuera de la cancha, y que se propagaron al campo de juego.

Una probable sobreventa de entradas fue lo que motivó a los hinchas que quedaron sin su ticket a intentar forzar el ingreso. Por ello, las autoridades empezaron a cerrar las puertas de acceso y esto provocó la desesperación de los aficionados que querían entrar igual porque habían pagado sus boletos.

Por este motivo, la policía empezó a contenerlos con postas de goma y gases lacrimógenos, que desde las inmediaciones del estadio ingresaron, afectando a varios jugadores, integrantes del cuerpo técnico y el propio público que entró en pánico.

TAMBIEN:  Saprissa sigue como el número uno y así lo van a celebrar

Uno de ellos resultó herido con una bala de goma en el pómulo derecho, mientras que a un camarógrafo de TyC Sports le dispararon tres veces, indicaron desde el propio canal.

Varios medios argentinos informan que y confirman que tres personas más fueron internadas en un estadio grave, afectadas tras los incidentes en el estadio. Su estado se dará a conocer en el transcurso de las horas.

Por este motivo, el árbitro Hernán Mastrángelo decidió parar automáticamente el encuentro. Alrededor de media hora después, y por “falta de garantías”, la cuenta oficial de La Liga Profesional confirmó la suspensión del partido.

LEA TAMBIÉN: Lionel Messi: El ahora o nunca de la pulga

Asimismo, la Asociación del Fútbol Argentino repudió los hechos. “La AFA repudia enérgicamente los hechos de público conocimiento acontecidos hoy en las inmediaciones del estadio de Gimnasia y expresa su compromiso de continuar trabajando para erradicar esta clase de episodios que empañan la fiesta del fútbol”.

El cierre de las puertas de acceso se produjo a las 20.45, vale decir, 45 minutos antes del comienzo de este encuentro clave en la lucha por el título de la Liga Profesional para ambos equipos. Y cuando se produjo la represión policial, los gases lacrimógenos ingresaron en forma de nube luminosa y blanca al campo de juego, atravesando la abigarrada multitud que inmediatamente empezó a sufrir las consecuencias de la atmósfera alterada.

Primero fueron los hinchas y luego los integrantes de los bancos de suplentes quienes comenzaron a cubrirse los rostros y estas reacciones provocaron, por ejemplo, que el director técnico boquense, Hugo Ibarra fuera el primero en solicitarle al árbitro Mastrángelo que interrumpiera el encuentro porque el nivel de afectación que tenía en sus ojos le impedía la visión.

TAMBIEN:  Buscan 1 millón de firmas para que Francia "Deje de llorar"; Les falta poco para la meta

Esto llevó a que el entrenador de Gimnasia, Néstor Gorosito, hiciera lo propio, y estas acciones se extendieron a los propios futbolistas. Mastrángelo determinó entonces que los jugadores y sus cuerpos técnicos se fueran a los vestuarios, algo que hicieron inmediatamente, mientras, que simultáneamente la desesperación ganaba las tribunas.

Los hinchas en las gradas, al estar las puertas de salida cerradas, encontraron en el campo de juego la única vía de escape posible y cientos de ellos saltaron al césped desde los alambrados perimetrales.

En ese momento se pudo observar al capitán boquense, Marcos Rojo, identificado con su clásico rival, Estudiantes, tratando de ayudar a muchos hinchas “triperos” a refugiarse en el propio túnel de acceso a los vestuarios.

Mientras tanto se seguían escuchando disparos desde afuera del estadio y la calma no llegaba, ni afuera ni adentro, hasta que las autoridades tuvieron la cordura de empezar a abrir las puertas para que los hinchas del interior pudieran salir de la cancha, ya que los del exterior finalmente habían sido dispersados.

TAMBIEN:  Argentina y Países Bajos, un clásico mundial

Después de una hora de incertidumbre, desconcierto y violencia, las tribunas se vaciaron, un par de centenares de hinchas se quedaron atemorizados dentro del campo de juego, pero ya con más calma, y de a poco todo fue quedando vacío.

El cotejo era el más importante de la fecha 23, a cuatro jornadas del final, con un Gimnasia que de local se jugaba la última ocasión de luchar por el título, mientras que Boca buscaba un triunfo para regresar a la cima del campeonato.

En medio del tumulto, una persona, la cual no conocemos el nombre y si pertenece al equipo Gimnasia y Esgrima de la Plata, dio unas palabras dentro de la cancha y atacó verbalmente a los jefes de policía y los invitó a entrar a las villas (algunas son zonas conflictivas) a reprimir a los ladrones, como lo hicieron en el estadio.

Fuente: INFOBAE

César Gutiérrez Fallas

Publicista. Licenciado en Periodismo Deportivo. Lic. Producción Audiovisual. Productor en Producciones Clandestinas. Siempre aprendiendo y creciendo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba