Special K + proteína tiene más azúcar que proteína

Según radiografía del Poder del consumidor

0
753
  • Contiene más azúcar que proteína, casi el doble.
  • Incluye 6 tipos de endulzantes, entre ellos, sucralosa y jarabe de maíz de alta fructosa.
  • 34 ingredientes en total: granos (36%), el resto es soya, endulzantes y aditivos.

Por: Xaviera Cabada

Special K + proteína (porción de 40 g):

Azúcares:

9 gramos (g) de azúcares añadidos, lo que equivale a casi 2 (1.8) cucharadas cafeteras de azúcares añadidos.

Para un adulto media taza cubre el 36% de la sugerencia total para todo un día.

Para el caso de un niño o niña cubre del 40% al 48% de lo que se sugiere para todo un día de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es que el consumo “se reduzca aún más la ingesta de azúcares libres a menos del 5% de la ingesta calórica total”.1

Para ser una porción tan modesta, la cantidad es elevada. Los consumidores rara vez consumen alrededor de media taza de cereal, sino que regularmente el consumo es mínimo de una taza casera (o el equivalente a un platón mediano, incluso hay quieres pueden llegar a consumir más).

La cantidad de azúcar que contiene es mucho mayor que la cantidad de proteína como lo sugiere toda su publicidad. Por cada gramo de proteína hay 1.6 de azúcar.

Sodio:

135 miligramos (mg) por porción, los cuales cubren el 7% del sodio total recomendado para un adulto (2,000 mg) y el 9% de lo que se recomienda para un niño o niña.2

Ingredientes:

Contiene 34 ingredientes en total: mezcla de cereales [trigo entero (min 20%), arroz (min 8%), maíz (min 5%), aglomerados de cereal con soya (min 16%), soya, hojuelas de avena, azúcar, glucosa, cereal de avena, concentrado de proteína de soya, jarabe de malta, almidón, aislado de proteína de soya, saborizantes artificiales, miel de abeja, BHT (antioxidante), canela en polvo], azúcar, salvado de trigo, aglomerados de soya (min 9%) [granos de soya desgrasados, harina de maíz, extracto de proteína de soya, fibra de avena, azúcar, saborizante natural], extracto de malta, sal yodada, jarabe de maíz de alta fructosa, edulcorante sucralosa (34.4 mg/100 g), maltodextrina, vitaminas y minerales [carbonato de calcio (calcio), ascorbato de sodio y ácido ascórbico (vitamina C), hierro reducido, óxido de zinc, palmitato (vitamina A), alfa-tacoferol acetato (vitamina E), cianocobalamina (vitamina B12), colecalciferol (vitamina D), ácido fólico].

Sólo el 36% del contenido es mezcla de granos, el 64% restante son azúcares, soya, harinas, almidón, granos y fibra de avena, salvado de trigo, saborizantes, vitaminas y minerales añadidos.

El tercer ingrediente más abundante es azúcar (aparte de la que contiene en los aglomerados de cereal con soya) y además un endulzante químico (azúcar de dieta).

Incluye 7 diferentes endulzantes, entre ellos, jarabe de maíz de alta frutosa y sucralosa (la marca más famosa es Splenda). Esta combinación de azúcares y de un edulcorante químico genera cambios en el paladar y el gusto de las personas, ya que genera habituación por sabores intensamente dulces.3

La fuente de proteína del producto es principalmente soya, muy probablemente de procedencia transgénica, la cual es cultivada con altas dosis de agroquímicos agresivos a la salud como el glifosato. La misma Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado este agroquímico como posible cancerígeno.4

También contiene BHT, un antioxidante derivado del petróleo que se utiliza para prevenir la oxidación de grasas. Éste no es recomendado para niños o mujeres embarazadas. En grandes dosis provoca problemas en conducta como hiperactividad, también se ha visto reacciones como urticaria, insomnio, problemas en el metabolismo del hígado, tumores hepáticos, diferentes tipos de linfomas. Se ha catalogado como un ingrediente que genera toxicidad, por lo cual se recomienda evitar.5, 6

Etiquetado:

El etiquetado frontal muestra el nombre del producto en el centro “special K + PROTEÍNA”, exponiendo la leyenda de “+proteína” en tamaño mucho más grande que el resto de las leyendas.

Se muestra la cantidad de proteína (5.5 g) y de fibra (4 g), siendo que la cantidad de azúcares es la más significativa (9 g).

También se observan unos granos enteros con espigas de trigo y luego las hojuelas del cereal, haciendo un efecto como si las hojuelas provinieran directamente de los granos. La realidad es que sólo el 37% proviene de granos.

En ningún lado del paquete un consumidor lograría detectar las cantidades elevas de azúcar en una porción tan moderada (del 36% al 48% de lo que la población podría consumir en un día completo) o que éste contiene un endulzante artificial (sucralosa o comúnmente llamado Splenda).

El eslogan utilizado para este producto, mostrado en el etiquetado posterior, es “¡Eres fuerte!”, mostrando el rostro de una mujer. De hecho, toda su publicidad va principalmente dirigida a la mujer, utilizando mensajes como “fortalece tu cuerpo y prueba Special K Proteína”.

Lo cierto es que este tipo de productos más que fortalecer tu cuerpo lo debilita, ya que contiene ingredientes que no son lo óptimo para el organismo.

Es grave que en México se permitan tantas violaciones a los derechos de los consumidores a través de etiquetados como este con tanta falta de información que permita realmente orientar a los consumidores respecto de su contenido. Sucede lo contrario: el etiquetado es engañoso y hace ver el producto como un producto totalmente sano y apto para fortalecer el organismo.

El Estado está obligado a establecer mecanismos para la garantía de los derechos de los consumidores y no de estas grandes corporaciones como se hace en la actualidad.

Nuestra valoración:

No apto para su consumo en niños y niñas, y mujeres embarazadas por el contenido de un endulzante químico y por el BHT.

Pacientes con obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes estar alertas, ya que las cantidades de azúcar son altas para la porción que se sugiere.

En adultos el consumo puede ser esporádico.

Te proponemos:

Si el objetivo es incrementar la ingesta de proteína, una excelente alternativa es el huevo. Una pieza contiene la misma cantidad de proteína, pero éste a su vez va acompañado de otras grandes e importantes propiedades nutricionales.

_____________________________________

  1. OMS (2015). Directriz: ingesta de azúcares para adultos y niños. Resumen en español disponible en: apps.who.int/iris/bitstream/10665/154587/2/WHO_NMH_NHD_15.2_spa.pdf?ua=1&ua=1.
  2. WHO (2012). Guideline: Sodium intake for adults and children. Geneva, World Health Organization (WHO). Disponible en: www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sodium_intake_printversion.pdf.
  3. Swithers SE y Davidson TL. A role for sweet taste: calorie predictive relations in energy regulation by rats. Behavioral Neuroscience. 2008, 122: 161-173.
  4. WHO (2015). IARC Monographs Volume 112: evaluation of five organophosphate insecticides and herbicides. International Agency for Research on Cancer. Reporte disponible en: www.iarc.fr/en/media-centre/iarcnews/pdf/MonographVolume112.pdf.
  5. Ito N, Fukushima S, Tsuda H. Carcinogenicity and modification of the carcinogenic response by BHA, BHT, and other antioxidants. Crit Rev Toxicol. 1985;15(2):109-50. Abstract disponible en: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3899519.
  6. Butilhidroxitolueno (BHT). Ficha técnica. Disponible en: www.aditivos-alimentarios.com/2014/01/e321-butilhidroxitolueno-bht.html.

    Fuente: http://elpoderdelconsumidor.org