Ponga atención cuando consume derivados de leche, puede que le estén dando gato por liebre

0
186

Una guía de términos lecheros lanzada por el Ministerio de Economía Industria y Comercio, MEIC, pretende dar fin a la confusión a la que algunos productos llevan al consumidor al no ser leche pero ser vendida como tal.

El caso ocurre con productos que no son lácteos pero que al contener algún elemento de este tipo son clasificados como tales.

También ocurre con productos hechos a base de soya o cualquier otro origen distinto al animal y que erróneamente el consumidor compra creyendo que se trata de leche, pues usualmente en el etiquetado trae la palabra leche en grande  o alguna imagen que la representa, y en letras pequeñas indica el origen.

Según Carlos Mora, viceministro del MEIC “este instrumento favorecerá el cumplimiento de la reglamentación vigente, al dar mayor claridad a los productores e importadores sobre la naturaleza de sus productos y beneficiar así la correcta denominación en beneficio de los consumidores”.

Otro de las razones de esta reglamentación está en atacar el comercio desleal, pues se pueden encontrar productos que son comercializados como lácteos sin serlo a menores precios que los que si tienen origen en la leche animal y que por razones de costo el consumidor elige sin siquiera fijarse en el etiquetado de lo que está llevando.

José Antonio Madriz, presidente de la Cámara Nacional de Productores de Leche, comentó a Comprador Inteligente  “Existen lácteos industriales y artesanales para atender las diferentes capacidades de compra de todas las familias. Con la firma de este decreto, la Cámara impulsa una regulación sectorial para regular los criterios de comercialización y etiquetado, de manera que el consumidor tenga información verdadera sobre los productos lácteos verdaderos y las imitaciones”.

Ambos representantes exhortan a los consumidores a implementar el hábito de leer las etiquetas e informarse sobre lo que contienen los alimentos que adquiere.