MINAE negó acceso a la prensa al León Kivú pero su Viceministra publicó en su Facebook personal foto del animal

0
381

(Opinión del Director). A pesar del Derecho a la Información que permite a todo ciudadano de buscar, obtener y distribuir información, el Ministerio de Ambiente negó el acceso a la prensa al León Kivú bajo argumentos no muy claros, sin embargo sí permitió que su Viceministra en su red social de Facebook publicara información y hasta una fotografía del animal en su nuevo hogar.

Si bien aplaudimos la decisión valiente del MINAE de rescatar a Kivú, lamentamos primero el bochornoso acto de impedir a la prensa el derecho a la información con excesos que no tenían lugar por tratarse de un tema que inclusive dio a conocer y le metió músculo los medios costarricenses.  Fue tal el bochorno, que la Fuerza Pública amenazó a varios fotógrafos con detenerlos por obstrucción de su trabajo.

Fueron ellos y no más ellos en el MINAE, los que generaron un morbo alrededor del traslado del animal, e inclusive a nuestra redacción nunca llegó detalle donde se justificaba científicamente la razón por la cual procedían de ésta forma, sin embargo aceptamos por el bien superior del animal, dejar en el ámbito privado su recuperación después de sufrir un trato doloroso.

Sorpresa mayúscula cuando en su página personal, y no a través de canales oficiales, la Viceministra muestra al animal en su nuevo hábitat, para describir las condiciones del Kivú.  Es aquí donde no entendemos las razones, pues usar una red social privada vuelve el contenido como material privado y no público, como corespondía a la hora de publicar el post.

Lo lógico era en caso de distribuir una fotografía, una vía oficial del correo de prensa del Ministerio de Ambiente distribuirla de forma equitativa si la intención era informar, no a través de una vía privada no oficial, mucho menos equitativa ya que no le llegó a todos los medios ordarios.

Nos dolería mucho saber qué la intención era buscar likes a su página oficial, crítica muy regular dirigida a los medios de comunicación, pero no lo creemos, seguramente fue un despiste sin ningún tipo de intención, no obstante si provoca suspicasias que se deben evitar por ser actos públicos.

Lo bueno es que Kivú ya tiene un lugar mejor para vivir sus últimos días, además ya come regularmente; carcaza, vísceras, y hasta carne de caballo; lo malo es en un país democrático impedir e incluso usar filtros para la cobertura periodística, para luego usar vías privadas donde difundir contenidos públicos que ellos mismos impidieron divulgar.  ¡Larga Vida Rey Kivú!.