Mamá de uno de los ciclistas le escribe al chófer que los mató

0
6821

“Daniel Mora, eres un hombre irresponsable porque tienes edad para asumir como hombre tus actos y no esconderte como un vil cobarde. Pero la culpa no es sólo tuya, pues quienes te formaron no te lo enseñaron y te solaparon ayudándote a esconde tu carro y dejando que pasaran las horas, para que tu alcoholemia no saliera todo lo alto que debió, pues hay testigos que afirman que estabas borracho y que asesinaste a mi hijo y sus amigos, puesto que no existe rastros de frenado.

Tal vez si sos adinerado salgas libre de esto, pero de la Justicia Divina, no escaparás y ese es mi mayor consuelo. Yo crié cuatro hijos de los que me siento muy orgullosa, porque son hombres y mujeres de bien, jamás ninguno actuaría como usted y eso no hace falta que lo diga, lo dicen todos quien les conoce. Sólo basta ver la reseña del lugar donde mi hijo laboró por muchos años, para saber la clase de persona que era.

Hoy usted mató todo lo bueno que había en mi, mis deseos de vivir, mis ilusiones, mi alma, dejó a sus hijos sin su modelo a seguir, sin la persona que más amaban y admiraban, a mitad de sus carreras universitarias, dejó a una gran esposa sin su compañero inseparable, porque ellos eran el uno para el otro, dejó a sus hermanos sumidos en un profundo dolor, porque él era el que corría a ayudarlos en cualquier necesidad, a su padre sin el compañero para ver los partidos de fútbol, de paseos, no podría usted comprender la dimensión del daño que causo, tampoco creo que le importe, porque quien actúa como usted lo hizo simplemente no tiene conciencia. Ya se que sus padres le pusieron abogado, el Lic. Henry Vega, que como sabemos urdirá quien sabe cuántas mentiras en contra de estos cuatro ciclistas que iban a entrenar responsablemente, con todos los implementos que exige la ley, por una calle apta para ellos, mientras usted venía de su fiesta.

Que sea el Señor quien haga justicia tanto en usted como con sus padres, porque nosotros tenemos que dar cuenta a Dios de la formación que dimos a nuestros hijos. Yo con el dolor del alma, habría entregado a mi hijo a las autoridades si hubiese cometido un acto semejante.

Quienes me conocen bien saben que estoy hablando con la verdad. Mi hijo está en los brazos de su Padre y yo estoy destrozada,pero en mi corazón maltrecho por el dolor, no hay espacio para el odio. Yo lo perdono.”