La inflación en los Estados Unidos es clave para las tasas de interés

0
120

La semana anterior, la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) decretó un aumento en su tasa de referencia de un cuarto de punto porcentual (ubicándose en el rango del 0,75-1,00%); esto en respuesta al repunte reciente de la inflación y el dinamismo del mercado laboral.

Es así, que por tercer mes consecutivo la inflación interanual se sitúa por encima de la meta del 2% definida por la propia FED, mientras que la tasa de desempleo abierto (4,7% en febrero) se encuentra en valores muy similares a los observados previo a la última crisis económica internacional (2007-2008).

La particularidad de esta situación, es que mientras los Estados Unidos están más cerca de alcanzar la “normalidad” en cuanto a su nivel de precios y paro; el resto de las principales economías del Orbe (Unión Europea, Japón e Inglaterra) se encuentran algo rezagadas, razón por la cual sus respectivos bancos centrales no han ajustado sus tasas de interés.

Entonces ¿Por qué resultará clave para nuestro país dar seguimiento al comportamiento de la inflación en los Estados Unidos en lo que resta de 2017? Porque en función de la misma estarán los ajustes en la tasa de referencia de la FED y, en consecuencia, sus efectos sobre tasas de interés, tipo de cambio y competitividad de nuestras exportaciones.

Tasas de interés. Para evitar que una parte del capital financiero salga de nuestro país en busca de mejores rendimientos en los Estados Unidos, será necesario ajustar las tasas de interés en colones de manera que correspondan con los movimientos que realice la FED.

Tipo de cambio. Si los anteriores ajustes no se dan en el momento ni en la magnitud necesaria, habrá cierta salida de capitales del país que presionará el tipo de cambio al alza. Un adecuado manejo de las expectativas también se hace prudente para evitar presiones adicionales en el valor del colón.

Competitividad. De permanecer el rezago que existe en la actualidad en materia de inflación y desempleo entre las principales económicas mundiales y los Estados Unidos, el dólar irá incrementado su valor con respecto a otras monedas fuertes (el Euro por ejemplo), con lo que, indirectamente, el colón también se verá fortalecido frente a estas últimas, haciendo que el precio de nuestras exportaciones en estos terceros mercados sea mayor y por ende, menos competitivas.

Ahora bien, ¿Qué elementos son relevantes para el comportamiento futuro de la inflación en esta economía norteamericana? Por ahora, las dudas están dirigidas a las políticas de estímulo económico prometidas durante campaña por el actual presidente Donald Trump. En la medida que estas generen un “sobrecalentamiento” de la economía de los Estados Unidos que provoque un incremento en la inflación, obligarán a la FED a realizar ajustes más rápidos en su tasa de interés.

En conclusión, se recomienda estar preparado para los ajustes graduales que en términos de tasas de interés y tipo de cambio tendrá este 2017, los que podrían acelerar un poco su velocidad en función del comportamiento de los precios en los Estados Unidos. Por tanto, es prudente que las personas, familias y empresas, antes de adquirir una nueva deuda (en dólares y/o colones), revisen su nivel de endeudamiento, los riegos asociados al esquema de financiamiento que han asumido; así como estimar en cuánto podría aumentar la cuota de sus préstamos ante incrementos en la tasa de interés. Lo anterior es fundamental para no comprometer el ingreso disponible para satisfacer el resto de sus necesidades. Por último, siempre y más aún en el actual contexto, se debe planificar los ingresos y gastos para todo el año, esto ayudará a reducir riesgos.

Por Greivin Salazar Álvarez*  Observatorio de la Coyuntura Económica y Social, Escuela de Economía UNA*.