iCuidado con los vendedores de humo!

0
825

(Opinión) De día y de noche suenan en radio, televisión, prensa escrita, e internet.  No son estafadores, pero su verborrea convence cuál Serpiente en el Paraíso.  Su último trabajo se llamó ‟El Aztecazo parte dos”.

Cual Atlas sostienen un negocio multimillonario en sus hombros.  Camisas, gorras, pizzas, carros, gaseosas, electrodomésticos, viajes, y todo lo que pague.  Tienen días para envolvernos al mejor estilo del Flautista de Hamelín.

Su lavado de cerebro permite que aceptemos sin dudar ni pensar una y otra propuesta indecente, como viajar a México en dos por uno tan solo con poco más de mil dólares todo incluido, con el respaldo de una Agencia de Viaje que comparte piso con una escuela de baile en Grecia.

En su contra, La Malvada Matemática…, sí, esa fría mujer que solo números hace.  Capaz de apearse a Ícaro de una sola ecuación antes de alcanzar el Sol con sus plumas de cera.  Acallada a golpe de tambor para no permitir oir como grita sus verdades a los cuatro vientos.

En la historia del proceso de eliminatorias mundialistas entre México y Costa Rica, se han disputado once juegos en suelo mexicano; ocho triunfos para los Aztecas, dos empates, y solo un triunfo de los ticos.  Eso es todo.

Cuándo comenzamos a creer que la estadística nos favorecía como si fueramos nosotros los aventajados.   Bueno, favoreció el recuerdo del fantástico mundial de Brasil, y el quinto partido, la New Generation Millenium, y ante todo un vendabal de publicidad.

La verdad, esos vendedores de humo lo saben, pero no lo cuentan, lo callan para vendernos ilusiones en callejones sin salida.  Son tan hábiles que algunas veces es política, otras farándula, y las más deportes.  Disimulando con el ‟Yes, we can…”

No se preocupe, a usted le gusta la música que le tocan, ellos lo saben, por eso respondemos a sus voluntades como borregos listos para el holocausto.  No preguntamos, y como decimos en mi pueblo, no ponemos ni las manos.

Es un caso de Salud Pública, algo así como entrar a Dimensión a los Desconocido, o la Niebla, donde atravesamos un estado mental tal, que parece un guión de una película de Alfred Hitchcock, o peor aún de Stanley kubrick.

Sin embargo, como lo hacen Bart y Lisa Simpson, disfrutamos viendo de forma repetida y sin cambiar de canal, el sufrimiento de Tomy y Dali, sufrimiento sin sentido más allá de la macabra constante de ver sangre por doquier.

Advierto, no se trata de una crítica, para nada, se trata de una alabanza a los Vendedores de Humo, capaces de convertir en digestible cualquier político con un rótulo de libre pero con dudas razonables en su frente. Incluso hacernos pensar que Melissa Mora era una de las voces principales entre Los Niños Cantores de Viena.

Volverán el domingo con los resumenes deportivos, sembrarán la esperanza por la páliza que Honduras se llevó con el Tío Sam, y para el lunes en todos sus espacios aplicarán intravenosas para contagiarnos del Yes We Can…Ahora en tierras hostiles para nosotros los bárbaros como lo es Honduras.

Cuente los anuncios, haga números, y después entérese de quién ganó el partido al final de las cansadas.  Es más, de tanto oír el estribillo no le dieron ganas de tomar Coca, o Comer Taco Bell.  Son tan buenos en lo que hacen, juepuña, de verdad aplausos de pie.  Mientras tanto, Pepto Bismol para el colerón, Panadol para el dolor de cabeza, Alka Seltzer para el dolor de panza, y una Bavaria Ligth para el próximo viaje.

Eso sí, apúrese, necesitamos contarlo, convertirlo en centavos de dolar, y le prometemos sensaciones fantásticas, su cerebro lo sabe y ellos saben lo que su cerebro ama.  Próxima parada, Honduras, vamos por el San Pedronazo…(Imagen de portada solo con fines ilustrativos).

шоу должно продолжаться, el show debe continuar...