Persiste deuda en trato preferencial para las personas adultas mayores

Pronunciamiento de la Defensoría de los Habitantes

En el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, la Defensoría de los Habitantes recuerda el deber que tiene Costa Rica de adoptar y fortalecer todas las medidas legislativas, administrativas, judiciales, presupuestarias y de cualquier otra índole, a fin garantizar a la persona mayor un trato diferenciado y preferencial en todos los ámbitos.

Esta obligación está estipulada en la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, ratificada por Costa Rica en julio del 2016.

El llamado de la Defensoría responde a la casuística atendida por la institución, que da cuenta de que las personas adultas mayores continúan enfrentando listas de espera en especialidades médicas; largos procesos para poder optar por una pensión del Régimen No Contributivo (RNC); así como por la gratuidad o reducción de tarifas en el transporte público.

En razón de lo anterior, preocupa a la Defensoría las largas listas de espera para algunos servicios cruciales para las personas de edad, como oftalmología, cirugía general y ortopedia. También, para la Defensoría es inaceptable que, tratándose de población adulta mayor, la resolución a solicitudes de pensión del RNC demore en algunos casos más de dos años, ya que el beneficio podría llegar de manera tardía. Con respecto al régimen tarifario diferenciado en el sistema de transporte público remunerado de personas, la Defensoría intervino recientemente para que se incorpore este derecho en el esquema tarifario en el servicio de cabotaje con miras a consolidar su aplicación en todas las modalidades existentes; como lo son autobús, tren, cabotaje mayor y menor, para continuar avanzando hacia las respuestas que demanda este grupo poblacional en constante crecimiento y con una cobertura de derechos humanos específicos.

En este Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, la Defensoría expresa su oposición a los abusos, mala atención y desatención contra la población adulta mayor; y hace un llamado para se reconozca que la persona, a medida que envejece, debe seguir disfrutando de una vida plena, independiente y autónoma, con salud, seguridad, integración y participación activa. Para la Defensoría es necesario seguir avanzando hacia una sociedad libre de discriminación por edad en la vejez y la lucha contra esta discriminación motiva el proceso de convencionalidad de los derechos humanos de esta población.

Oficina de Prensa

Defensoría de los Habitantes

Comentarios

comentarios