Descubren que Pan Bimbo artesanal está lleno de azúcar

Radiografía del Poder del Consumidor

0
1746
  • La base del pan es harina refinada.
  • 15 ingredientes en total, el segundo es azúcar.
  • Contiene el doble de azúcar que de fibra.

Por: Xaviera Cabada

Échale un vistazo a nuestras radiografías de productos: sencillas, concisas y completamente documentadas.

Pan artesano de Bimbo (1 rebanada):

Azúcares:

2 gramos (g) de azúcares añadidos por porción de 33 g (1 rebanada), lo que equivale a menos de ½ cucharada cafetera de azúcar añadida.

Esta cantidad cubre el 8% de lo que se sugiere un adulto para todo un día, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para el caso de un niño o niña una rebanada cubre del 9% al 10% de la sugerencia total para todo un día.1

Pareciera que los porcentajes son bajos, pero esto es para una sola rebanada de pan.

El consumo ordinario del pan rebanado es en sándwiches, lo que implica el consumo de al menos 2 rebanadas.

Además, aparte de tener sal y azúcar, el producto es básicamente harina refinada, la cual se absorbe casi igual que el azúcar.2

En la actualidad la población padece enfermedades metabólicas con mayor frecuencia y en gran medida se debe al alto consumo de este tipo de productos altamente refinados.

Sodio:

190 miligramos (mg) por porción de 1 rebanada.

Esto cubre el 9.5% del sodio total recomendado para un adulto (2,000 mg) y el 12.6% de lo que se recomienda para un niño o niña (1, 500 mg).3

Ingredientes:

Harina de trigo (gluten), azúcar, levadura, aceite vegetal, sal yodada, fosfato monocálcico, propionato de calcio, mono y diglicéridos, gluten de trigo, estearoil lactilato de sodio, ésteres de ácido diacetil tartárico, enzimas, sorbato potásico, lecitina de soya. En total 15 ingredientes.

Para ser promocionado como un pan “artesanal” la cantidad de ingredientes es alta, ya que el pan artesanal contiene ingredientes muy básicos como la harina, levadura, sal, aceite y agua.

En este caso, además de los ingredientes básicos para la preparación del pan, contiene una gama de aditivos que el consumidor difícilmente podría identificar sus funciones.

No porque la lista de ingredientes no sea tan extensa como la del pan blanco Bimbo regular quiere decir que se pueda clasificar como artesanal.

Su segundo ingrediente es azúcar y su contenido de fibra es bajo (1 g). La cantidad de azúcar es el doble a la cantidad de fibra, es decir, proporción 2:1.

La base del pan es harina refinada. Se ha visto que ésta se digiere y absorbe de una manera similar al azúcar.2 Es decir, metabólicamente, consumir harinas refinadas de este tipo es casi como consumir azúcar. Mayor preocupación aún si el segundo ingrediente es azúcar.

Se han hecho estudios en donde se ha demostrado el carácter adictivo ante el alto y continuo consumo de sustancias como el azúcar.4

El pan es un alimento de consumo cotidiano y aunque la cantidad de azúcar presente en este producto pareciera discreta, el consumo de azúcar sigue siendo continuo y habitual cuando está presente en muchos productos de uso diario o frecuente.

Etiquetado:

El etiquetado es sencillo. El color del empaque es color beige.

Parte de la información nutrimental se encuentra en la parte superior del etiquetado frontal: visible pero poco entendible, ya que toda la información se da en calorías, lo que los consumidores entendemos poco.

En el centro se encuentra el nombre del producto “artesano” con una pequeña leyenda justo arriba del nombre que dice “como hecho en casa”.

Dicha leyenda es inapropiada, ya que en una casa difícilmente se prepararía un pan con ingredientes como: ésteres de ácido diacetil tartárico, enzimas, sorbato potásico, estearoil lactilato de sodio, fosfato monocálcico, etcétera.

En la parte inferior del empaque se encuentra la denominación del producto “pan blanco estilo artesanal”.

Lo que tenemos en este producto es un pan blanco disfrazado de “artesanal”, ya que de artesanal sólo tiene la apariencia: los cortes de las rebanadas son más gruesas, tienen harina espolvoreada, el aroma, el color y la textura, pero realmente es un pan de harina refinada. Aunado, el costo del producto es más elevado que el pan blanco regular.

En el etiquetado posterior, en la parte de la información nutrimental se pueden observar las bajas cantidades de micronutrientes que contiene el producto.

Esto es porque la harina refinada carece de altas cantidades de micronutrientes esenciales para el organismo, a diferencia de los panes elaborados con granos enteros.

Dado que nuestros patrones de dieta y consumo han cambiado considerablemente en las últimas décadas (mucho de ello tiene que ver con los engaños publicitarios y estrategias de mercadeo por parte de las grandes empresas), en el mundo observamos ya un claro problema de salud pública de deficiencia de micronutrientes en la población. Alrededor de 2 mil millones de personas en el mundo sufren de deficiencia de micronutrientes.5

Los consumidores tenemos derecho a decidir libremente nuestro consumo y no a través de engaños.

El Pan Artesano Bimbo es un claro ejemplo de la información engañosa que se proporciona al consumidor, ya que se hace ver el producto como innovador, sano y apto para consumo cotidiano sin serlo.

El Estado está obligado a establecer mecanismos para la garantía de los derechos de los ciudadanos y no de estas grandes corporaciones, como se hace en la actualidad.

Nuestra valoración:

Consumo esporádico.

Te proponemos:

Pan integral de panadería o auténtico pan artesanal (cada vez hay más opciones de colectivos o tiendas que ofrecen este producto a precios accesibles).

Fuente: http://elpoderdelconsumidor.org

_____________________________________

  1. OMS (2015). Directriz: ingesta de azúcares para adultos y niños. Resumen en español disponible en: apps.who.int/iris/bitstream/10665/154587/2/WHO_NMH_NHD_15.2_spa.pdf?ua=1&ua=1. Documento completo sólo disponible en inglés en: apps.who.int/iris/bitstream/10665/149782/1/9789241549028_eng.pdf?ua=1.
  2. Foster-Powell K, Holt S y Brand-Miller JC. International table of glycemic index and glycemic load values: 2002. Am J Clin Nutr2002;76:5–56. Disponible en: abran.org.br/wp/wp-content/uploads/2012/10/Am-J-Clin-Nutr-2002-Foster-Powell-5-56.pdf.
  3. WHO (2012). Guideline: Sodium intake for adults and children. Geneva, World Health Organization (WHO). Disponible en: www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sodium_intake_printversion.pdf.
  4. Evidence that intermittent, excessive sugar intake causes endogenous opioid dependence. Colantuoni C, Rada P, McCarthy J, Patten C, Avena NM, Chadeayne A y Hoebel BG. Obesity Research 2002;(1):6:478-488 Disponible en: onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1038/oby.2002.66/pdf.
  5. Bailey R, West K, Black R. The Epidemiology of Global Micronutrient Deficiencies. Ann Nutr Metab 2015;66(suppl 2):22–33. Disponible en: www.karger.com/Article/Pdf/371618.